7 CONSEJOS PARA COMPRAR EQUIPAMIENTO DE GOLF…

29

Muchas veces es fácil perderse entre tanto palo y equipamiento de golf disponible, y cometer errores a la hora de comprar… Por eso, a continuación algunos consejos que se deben tener en cuenta a la hora de comprar nuestros palos de golf…

Somos nosotros y nuestras circunstancias…

Si queremos comprar palos de golf de forma inteligente, tenemos que ser muy objetivos con nosotros mismos. Debemos tener claras dos cosas: que nuestro swing es único y que nuestro enfoque y dedicación a este deporte son muy personales.

Estos aspectos nos diferencian de cualquier otro jugador, desgraciadamente, nos dejan solos en la ardua tarea de adquirir nuevo equipamiento. De poco nos servirán las reseñas, las opiniones de los amigos o las “listas calientes” de material… Somos solo nosotros y sólo nosotros los que debemos valorar y opinar.

Para empezar el proceso de compra hay una serie de cuestiones básicas que debemos preguntarnos y comentar con nuestro proveedor de confianza. Pueden parecer preguntas superfluas, pero ofrecen una información realmente buena para poder comparar y tomar una buena decisión:…

  • ¿Cuánto tiempo le dedicamos al golf? No tiene nada que ver ser jugador de fin de semana, que hacerlo cuatro veces por semana
  • ¿Entrenamos? Puede que haga años que no peguemos una pelota en el campo de prácticas, o por el contrario, que entrenemos con asiduidad e incluso estemos tomando clases
  • Nuestro swing. Es muy distinto enfrentarse a una compra de palos si ya tenemos un swing con cierta consistencia a si estamos efectuando retoques de swing o asentando aún las bases de nuestro movimiento
  • ¿Qué clase de jugador somos? Puede que seamos un golfista competitivo que quiere mejorar sus resultados, o que estemos satisfechos con nuestro nivel de juego y no queramos o podamos mejorarlo
  • ¿Problemas físicos? Obviamente cualquier limitación física o incluso la tendencia a posibles molestias, influye mucho en la decisión del material que debemos comprar

Todos estos aspectos ofrecen un punto de partida interesante para determinar qué material puede adaptarse a nosotros.

Marcas: no prejuzguemos…

El marketing de las marcas puede llegar a hacer mucho daño a las decisiones de compra. Todas las marcas intentan transmitir determinados valores con los que conectar con nosotros. Pueden vendernos una imagen muy tecnológica, o juvenil, o clásica y purista, o incluso elitista y exclusiva… Pero, ¿tiene esto algo que ver con lo bien o mal que nos puedan hacer sus palos?… Definitivamente no.

Cuando hablamos de primeras marcas todo el material es bueno y tiene unos estándares de calidad similares.

El consejo… A la hora de valorar las marcas de golf, no prejuzguemos estemos abiertos a probar más de una marca antes de comprar.

La dureza de nuestras varas debe ser…

Este es una de las grandes dificultades del comprador de palos de golf. Y lo es por dos motivos: en primer lugar, porque tendemos a creer que debemos jugar una dureza de vara determinada, y en segundo lugar porque los fabricantes marean mucho con este asunto.

Hay que partir de la base de que las famosas durezas que suelen aparecer en las varas (regular, stiff, senior, etc.), son un estándar de la industria meramente orientativo. Las varas dependen mucho de la marca, del segmento de jugador al que vaya destinado el palo o incluso del marketing.

Por ello, desterremos pensamientos predefinidos… Olvidémonos de decir: “siempre juego varas stiff”. Probemos distintas varas y nos daremos cuenta que según la marca, el modelo y la gama es probable que nos llevemos alguna sorpresa.

44

Cabezas: hasta dónde llegar…

Las cabezas de los palos han sufrido una evolución tremenda. Gracias a los ingenieros, la mayoría de diseños actuales nos ofrecen cabezas permisivas y con un rendimiento más que suficiente para el jugador amateur.

En términos generales, es conveniente determinar el tipo de cabeza óptimo en función de nuestro nivel de juego actual, nuestras aspiraciones, nuestras posibilidades reales de mejora y, por último, de nuestro tipo de juego.

Lo ideal es ir cambiando de palos a medida que nuestro swing y nuestro nivel de juego van cambiando… Pero como cambiar de palos cada 6,12 o 18 meses no está al alcance de todos, lo más razonable es comprar un nivel de palos que podamos amortizar durante más tiempo.

Conversemos con el vendedor, démosle toda la información posible para que pueda recomendarnos unas cuantas cabezas y luego probémoslas con la mayor objetividad posible.

Vara + Cabeza = palo de golf…

Hay mucha controversia acerca de si en un palo es más importante la vara o la cabeza… Lo más importante es el conjunto. Cuando le pegamos a la pelota lo hacemos con un palo de golf, y cada uno de sus componentes tiene unas características determinadas que actúan al unísono para conformar unas características propias al conjunto.

Para facilitar las cosas es importante conocer las propiedades tanto de varas como de cabezas y para eso están las tiendas de golf especializadas, que cuentan con profesionales idóneos… Seguro que nuestro vendedor de confianza conoce por experiencia propia como rinden distintas combinaciones de cabezas y varas, y nos ayudará a determinar cuáles son aquellas combinaciones más interesantes para que probemos.

Radares: el ojo que todo lo ve…

La tecnología avanza vertiginosamente y en el mundo del golf esto no es una excepción. Hace algunos años los radares comenzaron a ser utilizados por las marcas de golf tanto para evaluar el rendimiento de sus productos como para dar soporte a su staff de profesionales. Actualmente en algunas tiendas se trabaja con esos mismos radares.

La utilización de un radar puede ayudarnos mucho a la hora de elegir los palos adecuados. La recomendación es que de todos esos palos que hemos ido seleccionando previamente, nos quedemos con los que mejor sensación nos produzcan a la hora de moverlos y a la hora de impactar la pelota… Entonces, los datos fríos de un buen radar pueden desequilibrar la balanza hacia un modelo u otro.

Fittigs: customizémonos…

El proceso de fitting simplemente persigue que sea el palo de golf el que se amolde al jugador y no al revés. El grado de sofisticación de un fitting puede ser muy variable. Quedarse en un nivel u otro depende de la consistencia del jugador. Algunos ejemplos:

  • A un handicap alto se le presupone poca consistencia en su swing. En este caso un fitting estático sería más que suficiente… Simplemente deberán tomarnos un par de medidas para determinar si por nuestro físico, nos corresponde alguna modificación en el largo de las varas o en el lie
  • A medida que aumenta el nivel de consistencia del jugador, es interesante plantear, además del fitting estático, un fitting dinámico que consiste en ver cómo y dónde impactamos la bola. En función de ello, se ajustarán las especificaciones obtenidas en el fitting estático

Para terminar, un último consejo. No olvidemos que la compra de cualquier palo de golf supone -además de un desembolso más o menos significativo- una inversión en nuestro juego. Adquirir palos que nos calcen bien supondrá que nuestro golf mejorará, que disfrutaremos más y que no habremos tirado nuestro dinero a la basura…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s