BAJEMOS LOS 100… CONCENTRÉMONOS SÓLO EN 54…

42

Lo primero que uno debe aprender en el golf es saberse reconocer a uno mismo…

¿A qué nos referimos con esto? Simple, uno debe saber que posee limitaciones. Limitaciones que pasan por las obligaciones diarias, que nos impiden por ejemplo, jugar o practicar golf cuatro veces por semana; con lo cual, debemos conformarnos con ser jugadores de fin de semana y así jugar uno o dos partidos por semana y hacer un esfuerzo descomunal para lograr concentrarnos y olvidarnos del mundo cotidiano.

Si alguno de nosotros pensó en algún momento que se parecería a Tiger Woods ó llegaría a tener la constancia, regularidad y maestría de un Roberto De Vicenzo, jugando tan sólo una o dos veces a la semana, fue solamente un sueño…

La realidad es otra: nuestra principal actividad no es el golf, simplemente le dedicamos un pequeño porcentaje de nuestro tiempo libre pero a veces, sin poder dejar de pensar en las cosas que nos preocupan todos los días… Por ende, identifiquemos esto cada vez que salimos del tee del 1 si pretendemos bajar esos 100 que nos “matan”.

En la práctica eso se traduce en un pequeño acto de humildad, que se materializa tratando de no hacer 400 yardas con el primer drive en la salida. Aceptemos unas 200 yardas bien pegadas por el medio del fairway con la madera 3 o un híbrido…

Pero como siempre queremos mejorar nuestro juego y nuestro score, probemos esta propuesta para comenzar a bajar esos “golpes de más”, fruto de nuestra falta de práctica y concentración…

Anotemos en algún borde de la tarjeta los putts arriba del green y sumémosle los golpes alrededor del green. Rápidamente nos daremos cuenta de 2 cosas: la cantidad de golpes de más que se hacen en esa zona y cómo queda reflejado muy gráficamente que lo menos difícil no es la salida ni el segundo tiro…

86

Entonces el objetivo cambia: se trata de ser más precisos cerca y arriba del green…

Veremos que si sumamos los golpes efectuados en y alrededor del green, ese desafío de bajar los 100 se transforma en bajar sólo 54; que no es ni más ni menos que, un golpe para subir al green y dos putts más para embocar, por cada hoyo, por 18 hoyos… Sorprendente… Sólo en esta zona nos tomemos el mayor porcentaje de golpes para completar los 72 de la cancha.

Así también veremos y entenderemos que es mucho más importante practicar el pitching y el putter que ir a matarse reventando pelotas en el driving…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s