PARA UN SWING MÁS PRECISO Y POTENTE… EL SECRETO DE LA LIBERACIÓN DEL PALO…

38

La palabra “liberación” a veces causa confusión entre los jugadores. Sabemos que tenemos que soltar el palo, pero no estamos seguros de cómo o cuándo hacerlo…

Aquí está el tema: una liberación adecuada ocurre de manera natural cuando el golfista permite encuadrar la cara del palo a través del impacto como resultado de la trayectoria adecuada y la velocidad de la cabeza del palo. No es una posición que sólo puede adoptarse en el momento del impacto, se tiene que llegar a ella a través de la secuencia apropiada.

Lo opuesto a la liberación…

Idealmente, queremos encuadrar la cara del palo a través del impacto mediante la rotación del antebrazo derecho sobre el izquierdo (si se es diestro). El resultado es una muñeca plana izquierda y una cara del palo encuadrada al objetivo en el momento del contacto. Tras el impacto, los brazos deben extenderse completamente y la parte inferior del cuerpo gira a la izquierda mientras que el palo se mantiene en la línea de meta. Debido a que los brazos pasan el cuerpo a través de la zona de impacto, la cabeza debe permanecer detrás de la pelota. Si usamos un guante, la mano enguantada debe estar por debajo de la mano derecha… Esto no es una posición se adopta, se debe dejar que suceda de forma automática.

Los jugadores de alto handicap tratan de mantener la cara del palo encuadrada a través del impacto, no permitiendo la liberación, por lo que terminan con la mano enguantada en la parte superior de la mano derecha. Esta combinación produce una gran cantidad de golpes desacertados, incluyendo golpes altos y débiles a la derecha (slices).

También algunos jugadores de handicap alto, en un intento por encuadrar la cara del palo en el impacto, terminan volteando la mano derecha debajo de la izquierda. El resultado es una ruptura en la muñeca izquierda, que mantiene la cara del palo abierta. El swing se ve forzado y tironeado, en lugar de suave y fluido.

Teniendo en cuenta la liberación…

En una liberación apropiada, lo que se quiere es encuadrar la cara del palo a través del impacto mediante la rotación del antebrazo derecho sobre el izquierdo. Si comenzamos con los brazos relajados y mantenemos esa sensación de relajación durante todo el swing, esta rotación se vuelve mucho más fácil. Uno de los mayores problemas que impide que los golfistas permitan la liberación del palo es que lo empuñen con demasiada fuerza. Si se tiene una empuñadura que aprieta demasiado el grip, no seremos capaces de girar los antebrazos durante el swing, ya que tendremos mucha tensión acumulada en los antebrazos. Por otra parte, cuanto más apretado empuñemos el palo, más probabilidades tendremos de cortar la pelota (slice).

Veamos una forma sencilla de comprobar la presión de la empuñadura. Agarremos el palo ligeramente y balanceemos la cabeza del palo sobre el piso. La cabeza del palo debe sentirse pesada a medida que haga “waggle” con el palo. Ahora empuñemos el palo apretado y sentiremos que la cabeza del palo se pone liviana.

Entonces, ajustemos la presión de la empuñadura antes de cada golpe para que la cabeza del palo se sienta pesada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s