NO PERDER POTENCIA…

37

Un swing de golf comienza a disminuir su velocidad cuando la energía potencial creada en el back swing se consume mucho antes del impacto. Ahí perdemos potencia y precisión, y no logramos un buen impacto de la pelota… Veamos tres consejos para que la potencia no se escape de nuestro juego y también para añadir energía al movimiento del swing…

Hagamos un impacto “diferencial”…

Cuando vemos golpear a los pegadores largos en el PGA Tour, prestemos atención a la relación de las caderas y los hombros en el impacto. La fórmula secreta es que en el impacto, las caderas deben estar abiertas a unos 30 grados, y los hombros abiertos en algún lugar entre cero y cinco grados.

Practiquemos algunos swings de golf frente a un espejo y mantengamos la posición de impacto. Si las caderas están encuadradas y los hombros están abiertos, continuemos haciendo swings de práctica hasta que consigamos una proporción adecuada de apertura de las caderas y de los hombros.

Encontremos nuestra trayectoria…

A menudo, los aficionados tratamos de aumentar la velocidad del swing haciendo fuerza en el movimiento hacia abajo con los brazos y los hombros… Lamentablemente, el resultado que se consigue por esta acción es que la trayectoria del palo venga desde arriba y desde afuera de la línea del objetivo, cortando la pelota produciendo un efecto desagradable de slice.

La verdadera potencia viene de entrar con el palo de golf en el ángulo correcto. A mitad de la bajada, la vara del palo debe dividir en dos el antebrazo derecho. Hagamos un swing de práctica con un espejo a la derecha y a 3/4 del camino, detengámonos y verifiquemos que la cabeza del palo pasa entre nuestro codo y nuestro hombro derecho en el espejo. Realicemos este ejercicio a cámara lenta hasta lograr tener la sensación de la trayectoria correcta del palo y así evitar las malas consecuencias de venir desde arriba (over-the-top).

Liberemos y rotemos…

Una liberación adecuada de las muñecas, y en consecuencia de la cabeza del palo, a través del impacto garantiza la transferencia máxima de energía a la pelota. Una liberación fundamentalmente sólida se caracteriza por la extensión de los brazos después del contacto, con el antebrazo derecho situado por encima del antebrazo izquierdo. Además, los antebrazos se deben tocar.

Para asegurarnos de que estamos completamente extendidos a través del impacto, coloquemos una toalla, atada con una goma elástica, en nuestro antebrazo izquierdo. Luego del impacto, debemos sentir que nuestro antebrazo derecho toca el elemento que colocamos en el antebrazo izquierdo.

Practiquemos este movimiento hasta que ya no necesitemos un recordatorio y pronto lograremos algunas yardas adicionales en el fairway.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s