PEGAR MÁS RECTO Y MÁS LARGO…

Una de las claves más importantes para golpear la pelota recto y largo consiste en mantener la secuencia de nuestro swing correctamente sincronizada…

72

Si los brazos están haciendo una cosa, mientras que el cuerpo está haciendo otra, la sincronización de nuestro swing se convierte en una pesadilla real. Podemos pegar un buen tiro de vez en cuando, pero cualquier oportunidad de ser un jugador consistente cuando nuestros brazos y nuestro cuerpo no están cooperando uno con el otro es prácticamente imposible.

¿Cómo podemos mantener los brazos y el cuerpo conectados a través del down swing?,… y también, ¿cómo es la secuencia de los movimientos correctos en el orden correcto?…

Las caderas y los hombros deben estar paralelos entre sí y la columna vertebral tener cierta inclinación en la preparación. Mediante la alineación de los hombros en la misma inclinación, hacemos que sea mucho más fácil para la parte superior y la inferior de nuestro cuerpo trabajar juntos, y ayuda a transferir el peso naturalmente y hacer una gran rotación del cuerpo en el back swing.

Al hacer esto, las caderas rotan todo lo que pueden, mientras los hombros giran aún más. Ahora, aquí es donde muchos jugadores se equivocan. Las caderas y los hombros se alejan de la pelota al mismo tiempo. Es sólo que los hombros giran un poco más que las caderas. Los golfistas que tienen problemas por lo general giran sus hombros y luego sus caderas. O bien, algunos giran sus caderas, luego los hombros. Ambas instancias hacen que la trayectoria del palo en la subida vaya demasiado hacia adentro en el back swing, que genera que cuando se hace el swing hacia la pelota al palo queda atascado y tiene que venir directamente desde arriba, con todos los inconvenientes que eso produce.

En una secuencia correcta de movimientos, la clave es evitar el giro de la cadera en cuanto comienza la bajada… En el momento de la verdad las caderas se abren, pero no tanto como para que los hombros no puedan estar alineados en paralelo a la izquierda del objetivo en el impacto. Si se gira abriendo las caderas demasiado y demasiado pronto, tendríamos que hacer un swing más fuerte con la parte superior del cuerpo y forzar las manos a moverse mucho más rápido de lo que deberían. Hacer eso es otra de las razones por la que muchos golfistas pegan tanto “slice”… Hacen girar sus caderas y las abren demasiado a través del down swing, obligando a las manos a hacerse cargo, y tratar de manipular la cabeza del palo en el impacto. En la mayoría de los casos, las manos no pueden alcanzar ese propósito, lo que lleva a una cara del palo muy abierta en el impacto.

Lo que se debe hacer es recordar que las caderas se abren durante la bajada, pero es el “golpe” lo que es más importante. Dejemos que la cadera izquierda “tire” hacia adelante y hacia arriba mientras nos movemos hacia abajo con los brazos. Las caderas deben rotar, pero no las forcemos a que lo hagan muy pronto. Recordemos el “tirón” en la cadera, y rápidamente veremos lo fácil que es sincronizar el swing y empezar a golpear tiros más rectos y más largos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s