LOS PENSAMIENTOS INCORRECTOS NOS LLEVAN A MALOS SWINGS…

96

¿Qué pasa cuando fallamos cuando más importa?…

Jugar implica muchos componentes. Todo empieza con la imaginación y después madura en un plan que hace que la visión aparezca. El juego es más que el acto mecánico de realizar el swing, y es desglosable en cinco elementos: físico, técnico, mental, emocional y social. Debemos contemplar los cinco si queremos darnos cuenta de nuestro potencial…

Los cinco elementos se pueden describir de la siguiente forma:

  • Físico: comprende forma física, postura, nutrición, descanso adecuado, calentamiento adecuado, etc.
  • Técnico: comprende swing, grip, colocación de los pies, objetivo, fundamentos, pelota y palos apropiados, capacidad para realizar el tiro, etc.
  • Mental: comprende concentración, motivación, toma de decisiones, cómo nos hablamos a nosotros mismos, establecimiento de objetivos, estrategia, etc.
  • Emocional: comprende nuestros sentimientos y lo que hacemos con ellos
  • Social: comprende nuestra integración con los otros, cómo son los compañeros de juego, el grupo lento frente a nosotros, familia, entrenador, caddie, etc.

¿En cuál de estos elementos o áreas nos fijamos? ¿En qué somos buenos en cada área? ¿Qué podemos mejorar? Evaluémonos, es el punto de partida para plantearnos preguntas y obviamente, también respuestas.

Lo técnico y lo físico son aspectos importantes, pero no son la figura completa. Por ende, con este enfoque incompleto se pierde el foco sobre el asunto crítico: ¿qué debe practicar el jugador?

Al centrarnos sólo en lo físico y la técnica olvidamos que los malos swings nos llevan a malos golpes, y que con frecuencia son los malos pensamientos los que nos llevan a malos swings… Si queremos jugar con toda nuestra capacidad, debemos reconocer que somos una mente, un cuerpo y un corazón.

Lo que se debe buscar es no sólo aumentar nuestra comprensión del juego sino también nuestras aspiraciones. Porque en el golf LO QUE CREEMOS ES LO QUE OCURRE…

No podemos hacer que ocurra lo que queremos, pero podemos comprometernos con un proceso que puede hacerlo posible. EL COMPROMISO hacia la INTENCIÓN es el secreto.

  • Atrevámonos a ser tan buenos como somos
  • Creamos en el potencial de nosotros mismos y de los otros
  • Permanezcamos abiertos a las posibilidades
  • Y recordemos que nuestro pasado no es nuestro futuro…

Seamos conscientes y creamos que visiones valientes empujan las barreras de lo posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s