¿NOS CONVIENE MODIFICAR EL LOFT DEL DRIVER?…

103

Muchos aficionados buscamos incesantemente unos metros extra en los golpes de salida, especialmente con el driver, pero además también buscamos con esos metros adicionales que la pelota termine en el fairway.

Muchos nos vemos expuestos a la inconsistencia en los tiros de driver, golpes descentrados que con frecuencia, aún golpeando largo, terminan en cualquier parte menos en el fairway. Otras veces a duras penas la pelota queda en el fairway con tiros poco limpios de vuelo rasante. En general, drive en mano, experimentamos todo menos la plenitud de un golpe correcto en dirección, distancia y vuelo de la pelota.

Las razones seguramente que son muchas, pero una de ellas es el empleo de palos con un loft no proporcional a la velocidad del swing. La mayoría de los aficionados jugamos con equipos de serie, estándar, es decir que nuestro driver será generalmente de 10,5°, coincidiendo con el loft estándar más utilizado por las marcas. Un ángulo pensado para velocidades de swing entre 85 y 105 millas por hora, con las que conseguiremos distancias entre 200 y 250 metros… Pero no todos los jugadores somos capaces de imprimir esa velocidad.

Entonces, no es para nada sorprendente que haya jugadores que prácticamente no toquen el driver y se limiten a jugar con las maderas. ¿Por qué? Muy sencillo, porque las maderas aseguran algo menos de distancia pero mayor control, y casi toda la explicación a este motivo es debida al loft del palo…

Porque a menor velocidad de swing necesitamos más grados de loft.

Consideremos que un mayor grado de la cara del palo no necesariamente nos restará distancia, incluso con una correcta combinación del flex de la varilla, podemos llegar a conseguir más distancia con mejor control.

Como referencia para entender cómo afecta el loft en la trayectoria y la distancia recorrida por la pelota, podemos observar lo que sucede cuando usamos una manguera de riego; “para hacer que el agua llegue más lejos simplemente apuntamos más arriba”. Es decir, a igual presión de agua -lo que sería la velocidad del swing si lo comparamos con el golf-, llegamos más lejos por efecto del ángulo de lanzamiento, o lo que es lo mismo, el loft del palo.

Muchos aficionados consiguen pegar con una madera 3 golpes más centrados y no mucho más cortos que con el driver. La explicación es muy sencilla, la pelota sale con más spin debido al mayor loft del palo y menor largo de la vara, lo que genera tiros más limpios y con menor riesgo de efectos laterales.

Muchos amateur que sufrimos un juego irregular desde el tee, nos veremos sorprendidos sólo por el hecho de modificar el loft de nuestro driver. Con un ángulo de 12° o incluso hasta 14 grados podremos llegar a mejorar dos aspectos básicos en golf… El equilibrio entre la distancia y la trayectoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s