LOS PELIGROS DEL SOL PARA UN GOLFISTA…

67

La alta exposición al sol puede causar daños irreparables en la piel, como el envejecimiento prematuro o peor aún, la aparición de un melanoma, la variante más agresiva del cáncer de piel.

Así de simple, el sol puede ser más devastador que un buen número de bogeys en una tarjeta.

Entonces, es muy importante protegernos contra los efectos nocivos y perjudiciales del sol, aunque muchos deportistas y especialmente los golfistas, solemos ser reacios a utilizar una protección solar adecuada.

En una vuelta de golf permanecemos un mínimo de 4 horas y media expuestos a los rayos del sol, incluso aunque esté nublado, lo que supone que en un día soleado sin protección nos expongamos a 27 veces el nivel máximo recomendado.

Así como la piel, los ojos también requieren un cuidado especial. Mientras que la mayoría de células del cuerpo humano se auto renuevan, las células de la lente del ojo nunca se reemplazan… Los daños se acumulan a lo largo del tiempo y un resultado de estos daños puede ser la aparición de cataratas en edad avanzada.

Por este y otros motivos, los médicos recuerdan los peligros del sol y hacen hincapié en que la protección debe ser integral y llegar más allá de las cremas de protección. En efecto, hay que usar sombreros, gafas de sol y una vestimenta adecuada que nos proteja la mayor parte de nuestro cuerpo, evitando al máximo exponerse al sol durante las horas centrales del día.

En cuanto a la vestimenta ésta tiene más importancia de la que creemos. Si ésta es translucida igualmente pasaran los rayos del sol, por lo que debemos elegir tejidos sintéticos, preferentemente en tonos oscuros. Tejidos como el poliéster y la seda artificial o Rayón, que son los que ofrecen mayor protección.

Por último, tomemos en cuenta que la alimentación también ayuda a defenderse de las consecuencias dañinas del sol. Los alimentos ricos en betacarotenos, licopenos y sustancias antioxidantes ayudan a disminuir el impacto del sol sobre la piel. Estas sustancias pueden encontrarse en abundancia en las frutas de temporada y en los vegetales de colores llamativos, como rojos, naranjas y amarillos -tales como el tomate, la zanahoria, los cítricos y otros productos similares-.

La deshidratación y la insolación son otros de los efectos graves del exceso de sol, por lo que no debemos olvidar tomar continuamente líquido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s