EL CHIP…

47

Si nos encontramos tratando de “cucharear” la pelota cuando pegamos un tiro de pitch, probablemente sea porque no entendemos la mecánica de cómo debe funcionar el pitch…

La clave está en entender el loft de la cara del palo. Con un pitching wedge o un sand wedge tenemos que confiar en que el ángulo de apertura –loft- de la cara del palo con respecto al piso es suficiente para hacer volar la pelota… Y la manera de tomar ventaja de ello no es tratar de “cucharear” con las manos, sino que golpear hacia abajo sobre la pelota… Pelota-piso.

Cada vez que tratamos de quedarnos atrás en el tiro, estamos destinados a golpear un tiro pesado o un “filazo” con más frecuencia de lo que vamos a producir un buen resultado.

Entonces, pongamos nuestra confianza en el loft de la cara del palo y permitamos que el peso de nuestro cuerpo se mueva hacia el pie de adelante mientras aceleramos a través de la pelota.

Así, las manos estarán inclinadas hacia el objetivo y van a golpear la bola durante el down swing… Esa es la manera de hacerlo.

Giremos el cuerpo por completo a través de la pelota, lo que garantizará que estaremos comprometidos con el tiro y que no retendremos nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s