TRAMPA EN EL GOLF… LAMENTABLEMENTE, EXISTE…

33

A continuación, seis consejos para tratar con tramposos en el golf…

Las Reglas del Golf dejan bien claro que hay que cumplir todas las reglas sin excepción, por tanto, es obligación del golfista que detecta que un compañero de partida hace trampas el denunciarlo. En caso de que no lo haga, además de ser cómplice, estará incumpliendo también las reglas, lo que llevaría a una situación injusta con los demás jugadores… Entonces, ¿cómo debemos actuar en caso de que uno de nuestros compañeros de juego haga trampa? ¿Qué se debe hacer y qué no en una situación tan incómoda? ¿Cómo debemos proceder?…

Primero, no le demos pistas al tramposo… Dejemos que complete la faena: al terminar la ronda el marcador debe firmar la tarjeta del compañero de partido marcado, y ese es el momento. En caso de que no seamos el marcador, no nos preocupemos porque siempre podremos advertir al marcador de lo sucedido y, si este no se da por aludido, al Comité de Competición de turno.

Evitemos el escándalo a toda costa: los tramposos son capaces de darle la vuelta a la situación y desviar la atención. No hay que perder la educación, ni ponerse a la altura del tramposo: no vale la pena.

Consigamos pruebas: denunciar a un tramposo no es sencillo porque, al igual que en los procesos judiciales, se requieren pruebas fehacientes de las trampas de manera intencionada… Avisemos a nuestros compañeros de juego para que se fijen en las “maniobras” del tramposo, o llamemos a un marshall… Es importante conseguir alguna prueba que permita superar el escollo de “es tu palabra contra la mía”. Eso sí, aunque no la consigamos, denunciemos porque así se evitará que el tramposo lo vuelva a hacer a futuro.

Denunciemos y persigamos la aplicación de “sentencia”: muchos tramposos se libran de su “condena” porque la gente al final se relaja y no denuncia su comportamiento. Al final, prima en muchas ocasiones el “yo no quiero problemas con nadie” y mirar hacia otro lado, que aplicar las normas para que en el campo de golf jueguen personas y no bandidos.

Siempre hay que tener en cuenta que alguien que hace trampas merece el escarnio, pero tampoco hay que sacar las cosas de contexto y hay que pensar que todo el mundo se equivoca y tiene derecho a ser perdonado cuando haya cumplido su “condena”.

Eso sí, hay que ser cautos y tener cuidado cuando se vaya a denunciar a un supuesto tramposo, ya que a lo mejor se trata de un caso de una persona que no conoce las reglas lo suficiente o que las está aplicando mal… En ese caso, hablemos con él y hagámosle ver su error y el cómo corregirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s