TRANSFERIR EL PESO Y GANAR DISTANCIA…

3

El objetivo de este ejercicio es ayudarnos a sentir un correcto giro y una perfecta transferencia de nuestro peso…

Muchas veces podemos notar mientras jugamos personas que suelen caerse hacia atrás en el momento de impactar la pelota, enviándola hacia la derecha en la mayoría de los casos… El gran problema de ese tipo de swing es la falta de sensación de transferencia de peso y el poco conocimiento de la técnica de giro correcta, tanto en el back como en el follow.

Para que nuestro cuerpo comience a sentir estas sensaciones podemos calentar y elongar los músculos antes de comenzar un partido, con los movimientos correctos de la parte superior del cuerpo… Esto hará que nuestra parte inferior se mueva por inercia y de forma adecuada, sin apuros y sin forzar posiciones que solo arruinarán nuestros tiros.

Estaremos eliminando esos viejos conceptos de: “pasa las caderas, deja la cabeza, mueve la derecha, etc.”… Todos elementos que han quedado obsoletos en la enseñanza de un swing atlético, confiable y altamente efectivo.

Para comenzar el ejercicio, tomemos un hierro medio (5, 6 o 7) y coloquémoslo a la altura de nuestro pecho, cruzando los sus brazos para sostenerlo… Comencemos entonces el giro, transferencia del peso y carga de potencia.

Luego giremos el hombro izquierdo manteniendo el ángulo que existe entre nuestras caderas y nuestra columna vertebral hasta que el grip del palo pase la línea de la pelota, sintiendo como el hombro izquierdo queda sobre el pie derecho y nuestra espalda apunta al objetivo… Mantengámonos relajados, permitiendo que nuestra cabeza se desplace lateralmente, pudiendo ver ahora la parte posterior de la pelota… También sentiremos una gran carga de potencia sobre el lado interno de nuestro muslo derecho. Esta carga de potencia sobre la cara interna del muslo derecho nos garantiza una mejor respuesta al momento de iniciar el down swing, pero más aún es el mejor síntoma de una rodilla derecha que permaneció flexionada correctamente durante todo nuestro back swing; con todo el peso del cuerpo sobre la parte interna de nuestro zapato derecho, manteniendo ambos talones pegados al suelo.

Desde la posición anterior concentrémonos en comenzar a desenroscar la parte superior del cuerpo… La parte superior, nuestro torso, no las piernas ni las caderas… Podremos sentir como al desrotar la parte posterior de nuestro hombro izquierdo nuestras caderas se abrirán 45° con respecto a la línea de los hombros, apuntando perfectamente al objetivo.

Lo importante en toda posición de impacto es que la línea de los hombros esté igual que en nuestro stance, pero por acción de nuestro hombro izquierdo, ya que al comenzar el giro de vuelta las caderas se abren naturalmente… Las caderas no hay que pasarlas intencionalmente, volverán solas a gran velocidad.

Imaginemos que estamos cerrando una enorme puerta corrediza con la mano izquierda, por un momento pongámonos mentalmente en esa situación y veamos esa imagen. Siempre que cerramos una puerta corrediza lo hacemos con un movimiento de revés con el brazo izquierdo, igual que nuestro swing de golf al volver contra la pelota.

La única diferencia con un swing normal en este ejercicio es que deberemos poner mucho énfasis en que nuestro talón derecho permanezca pegado al piso de principio a fin.

Finalmente continuemos girando hasta que nuestro pecho quede apuntando directamente hacia nuestro objetivo, cuidando, al igual que durante todo el ejercicio, que nuestro talón derecho no se despegue del suelo en ningún momento.

Hagamos este ejercicio cada vez más rápido hasta que sintamos que lo estamos haciendo a la velocidad en la que normalmente golpearíamos 100 yardas con un hierro 9. Esto nos ayudará a respetar un buen ritmo a la vez que nuestro cuerpo comienza a transferir el peso generando potencia adicional por el agregado del peso corporal a través del impacto,… lo que se traducirá en mayor distancia sin perder absolutamente nada de precisión.

Debemos comprender que el palo de golf golpea la pelota mientras que nuestro cuerpo gira, en lugar de girar nuestro cuerpo para golpear la pelota, ya que esto haría que el palo muchas veces pierda velocidad o no continúe el proceso de aceleración luego de haber impactado contra la bola.

“Recordemos siempre que el mayor momento de aceleración de la cabeza del palo se produce dentro de los 30 centímetros posteriores a que la pelota ha sido golpeada… No antes, ni mientras se golpea”…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s