LA POTENCIA DEL SWING…

potencia en el swing

Mucho se ha escrito acerca de los factores que afectan la potencia del swing, de las variables que hacen que un golpe sea más largo que otro, que un jugador sea un pegador largo y otro un pegador medio o corto, pero ¿cómo podemos descubrir nuestro máximo potencial?…

La potencia, hoy por hoy, es un tema casi que obsesivo, pues en el golf moderno es imperativo pegar muy largo para dejarnos segundos golpes cortos, teniendo la oportunidad de birdie y, en caso de fallarlo, asegurar el par.

Si bien el pegar largo no garantiza el triunfo, pegar corto lo hace casi imposible… no por nada, es muy raro ver un jugador que no pueda pegar 300 yardas con el drive ganar un torneo en el PGA…

Hay varias cosas que debemos tener en cuenta si queremos mejorar la potencia de nuestros golpes…

  • Es vital mantener la estabilidad de la parte inferior del cuerpo
  • Hay que evitar el exceso de giro de las caderas en el back swing
  • Hay que evitar el colapso de la pierna izquierda en el down swing
  • Hay que tener un buen quiebre de muñecas en el back swing para obtener una buena palanca
  • Hay que generar buena velocidad en la cabeza del palo durante el impacto
  • Hay que evitar el colapso de los brazos en el follow…

Todo esto es cierto, sin embargo hay otra manera de ver el tema de la potencia, que nos ayuda a entender de lo que realmente se trata y de ese modo podamos pegar tan fuerte como nuestro cuerpo sea capaz…

Lo primero es que, asumiendo que tenemos un swing más o menos estructurado, la potencia del golpe depende básicamente de que podamos “cargar” bien el cuerpo de energía en el back swing, para liberarla en el down swing, impactando fuerte la pelota… Pero ¿qué quiere decir “cargar” el cuerpo de energía durante el back swing?… ¿Debemos hacer el back swing muy amplio? ¿Debemos girar mucho los hombros?…

La respuesta a esta pregunta es lo que no todo el mundo comprende bien y lo que, por ende, nos trae una serie de malos hábitos en nuestro swing, nos saca de eje y nos lleva a descontrolar nuestro juego…

“Cargar” el cuerpo de energía en el back swing consiste en rotar los hombros lo más posible, pero moviendo la pelvis lo menos posible… Cuando hagamos el back swing, lo que se producirá es un traslado del peso hacia el lado derecho, para lo cual habremos de mover tanto los hombros como la pelvis. Como el giro o movimiento de los hombros es mayor que el de la pelvis, el resultado será que se desfasan, dejan de ser paralelas, existiendo una diferencia de rotación entre los hombros y la pelvis.

La clave de la potencia es que, mientras mayor sea la diferencia de rotación entre los hombros y la pelvis, más potente será el golpe… Entonces, el objetivo del swing será rotar los hombros todo lo que podamos, tratando de conservar la pelvis lo más quieta posible.

Esta es la forma de tener un golpe potente… Si añadimos movimiento a nuestro swing, si desplazamos en demasía la parte inferior de nuestro cuerpo, lo único que estamos haciendo es perder precisión y, por ende, la plataforma necesaria para lograr estabilidad en el swing, estabilidad que genera potencia y/o distancia en nuestros golpes.

De acuerdo con nuestra condición y estructura física, todos tenemos una capacidad de giro máxima, es decir, si giramos la pelvis y luego intentamos girar los hombros a la derecha, obtendremos nuestra máxima capacidad de giro en reposo. Este mismo giro es el que debemos tratar de obtener durante el back swing para lograr mantener una relación óptima entre hombros y pelvis, y así pegar lo más potentemente que nuestro cuerpo sea capaz.

Esto es lo que debemos buscar cuando ajustemos los aspectos técnicos de nuestro swing… Debemos tratar, en el back swing, de obtener no más allá de nuestra máxima capacidad de giro en reposo.

Si después de lograrlo queremos pegar aún más largo, deberemos ir al gimnasio para que, con ejercicios de estiramiento, logremos aumentar nuestro gradiente de reposo.

Para saber nuestro gradiente máximo en reposo, basta con sentarnos firmes en una silla, para fijar la pelvis, girar los hombros sin forzarlos y luego medir el resultado; la relación pelvis-hombros.

No olvidemos, entonces, que si queremos tener la pegada más potente que nuestro cuerpo permita, no debemos solamente pensar en hacer un gran giro de hombros y un swing muy amplio. Debemos pensar en hacer esto sin dejar que la parte inferior de nuestro cuerpo rote demasiado… El secreto del poder está en la parte inferior del cuerpo (las rodillas):… si podemos retener en el back swing la posición que teníamos en el stance, golpearemos la pelota) fuerte y sólido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s