EL PALO DE GOLF COMO UN LÁTIGO…

palo como látigo

Está claro que la cantidad de movimiento durante el swing cambia. Primero por la fuerza externa que hacemos con los pies contra el suelo para tomar impulso; que es lo que incrementa la cantidad de movimiento. Una vez que los pies aceleran la cadera y esta acelera el tórax, la cantidad de movimiento es muy importante, dada la masa del cuerpo que es bastante grande… El efecto látigo consiste en transmitir es cantidad de movimiento del cuerpo a los brazos y, a través de estos, al palo.

Salvo la fuerza de la gravedad que se ejerce en el palo en el down swing, no hay más fuerzas externas, y la única que hay, la gravedad, sirve para incrementar la cantidad de movimiento… Por lo mismo, es fundamental la secuencia o cambio de peso, que veremos a continuación…

El principio fundamental de un swing es que si no hay fuerzas externas la cantidad de movimiento es constante… Aunque en el caso del swing la fuerza aumenta. Así, pasamos una cantidad de movimiento de nuestro cuerpo que está girando, hacia el brazo y el palo… Si el cuerpo que está girando sufre una deceleración, llega un momento en que no se puede desgirar más, y esa cantidad de movimiento debe ser transmitida a alguna parte del sistema para conservarse… Esa parte, que está en movimiento, es el brazo y a continuación el palo. Entonces, la propia aceleración que sufre el palo al irle transmitiendo la cantidad de movimiento del cuerpo, hace que por sí solo fuerce las muñecas para que se extiendan, acelerándose cada vez más… Como una catapulta…

Para comprobarlo, pensemos en la masa del cuerpo y su velocidad, versus la masa del palo y su velocidad… Para que se mantenga la cantidad de movimiento constante, la velocidad del palo debe de ser enorme, ya que su masa es muy pequeña en comparación con la del cuerpo.

En la imagen vemos en qué momentos se aceleran y desaceleran las cadera y el tórax, para dar paso a la gran aceleración del palo… Ese es el efecto látigo, el que necesita de muñecas sueltas para que el palo actúe por sí mismo, producto del incremento de velocidad y, por ende, por la fuerza centrífuga que adquiere.

En el tope del back swing, la velocidad llega a su máxima desaceleración, cero, y al comenzar el down swing, se aceleran las distintas partes, hasta llegar a su máximo valor en el impacto; donde las velocidades de brazo, tórax y pelvis son bajas, y la del palo es enorme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s