EVITAR QUE LAS CADERAS SE ADELANTEN…

caderas adelantadas

Uno de los errores más comunes entre los que comienzan a practicar golf, e incluso entre los jugadores de bajo handicap, es el de adelantar las caderas.

Aunque en principio puede no parecer algo de gran importancia, lo cierto es que este adelantamiento de las caderas supone que la parte baja del cuerpo estará girando demasiado pronto durante el down swing, con lo que las caderas quedarán apuntando a la izquierda del objetivo antes del impacto… Esto conlleva que el palo quede por detrás del cuerpo y al jugador le resultará prácticamente imposible liberar el palo a tiempo, con el consiguiente perjuicio en el golpe.

El mayor problema está en determinar cuándo está ocurriendo esta falla… Efectivamente, muchos tenemos este problema sin llegar a darnos cuenta de ello, con lo que estamos realizando malos golpes sin saber dónde está el error.

Para determinar si estamos adelantando las caderas en nuestro swing, basta con comprobar que la parte baja de nuestro cuerpo no esté por delante del resto en el momento del impacto;… si es así dependeremos únicamente de nuestras manos para un golpe correcto y no lograremos manipular correctamente el golpe.

Si comprobamos que estamos adelantando las caderas, deberemos solucionarlo cuanto antes; y esta solución pasa por ser capaces de concentrarnos en mantener las piernas firmes en el momento del impacto, procurando construir resistencia en nuestro lado izquierdo, no en el derecho.

Tengamos en cuenta que las caderas deberán dejar el suficiente espacio como para permitir que los brazos hagan swing al palo hacia abajo… Si nuestras caderas se mueven muy rápido, el lado derecho se moverá, bloqueándonos y no permitiendo que los brazos actúen.

Existe un ejercicio muy sencillo que nos ayudará a mantener estable la parte baja de nuestro cuerpo, y se basa en los siguientes puntos…

  • Comencemos por colocar el palo en frente nuestro en una posición de post-impacto, apenas pasado de nuestra cadera izquierda
  • Luego hagamos swing hacia delante y atrás, conservando el palo en frente de nuestro pecho
  • Si somos capaces de retornar el palo a la posición de post-impacto, donde comenzamos, entonces nuestras caderas se están quedando quietas

Practiquemos este ejercicio y después tratemos de repetir la misma sensación, pero ahora pegándole a la pelota.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s