LESIONES TÍPICAS DEL GOLF…

Los jugadores de golf solemos experimentar dolencias, principalmente en la zona lumbar y en el codo… Con ejercicios y algunas técnicas de relajación pueden superarse…

lesiones

Zona lumbar…

Los estudios biomecánicos demuestran que la mayoría de los problemas de espalda que sufren los golfistas no tiene su explicación en la postura de inclinación hacia adelante que adoptan, sino en las altas velocidades de rotación que debe soportar la columna vertebral durante el swing.

En el golf todos los golpes cuentan con dos componentes: uno de fuerza y otro de técnica y precisión. El primero de los golpes de cada hoyo, que es un ejercicio de potencia, representa un giro rápido de la columna, y en él domina la fuerza sobre la precisión. El dolor experimentado en la zona lumbar por un golfista con un entrenamiento físico deficiente, alcanza su punto máximo exactamente en el mismo instante en que la velocidad de rotación registrada en la columna vertebral es máxima.

Para evitar y mejorar estos problemas desde la parte física, y así mejorar el desempeño en el juego y la precisión en el mismo, se debe trabajar con ejercicios destinados al desbloqueo de las articulaciones intervertebrales y al fortalecimiento de los músculos paravertebrales; puesto que la columna es el eje fundamental para la transmisión de un movimiento fluido y preciso, y para ello es necesario que tenga una flexibilidad óptima.

Zona del codo…

El codo de golfista, la epicondilitis medial, se produce por la inflamación de las inserciones musculares en la cara interna del codo. El dolor puede aparecer a nivel de la inserción muscular en el hueso del codo o bien se puede irradiar hacia los músculos del antebrazo y muñeca.

Esta afección aparece generalmente en jugadores sin buena preparación física, aunque también se potencia cuando existe un acortamiento o endurecimiento de los músculos del cuello, espalda y hombros.

Para tratar esta afección debemos realizar ejercicios que permitan flexibilizar la cintura y los miembros superiores, buscando liberar en forma primaria los músculos del cuello, y las primeras vértebras dorsales. Con esto conseguiremos en forma indirecta también relajar los músculos del antebrazo.

Por último, para poder desarrollar un juego óptimo y aumentar la precisión en los golpes y, además, evitar lesiones, deberíamos tener un entrenamiento físico complementario que nos permita sentir el cuerpo libre y flexible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s