PENSAMIENTOS NEGATIVOS…

negativo

Pensar negativamente, el “no debo hacer algo”, lo más probable es que nos lleve a hacerlo… Pensamos en no fallar hacia la derecha y… lo hacemos… ¿Por qué? Porque debemos inicialmente pensar en lo que no queremos hacer, para después no pensar en ello. Las imágenes y los pensamientos de lo que no tenemos que pensar aparecen en nuestra mente antes que procesemos la palabra “no”.

Entonces, si pensamos en no caer en un bunker y caemos en él, es porque nos hemos enfocado y concentrado en lo que no deseamos hacer. Si estamos enfocados en donde no queremos golpear la pelota, estamos confundiendo nuestra mente. El cerebro ve esa imagen de lo que no queremos y no sabe realmente que deseamos hacer.

Mientras continuemos enfocándonos en lo que no deseamos hacer, continuaremos obteniendo los resultados que no deseamos.

Entonces, ¿cuál es el remedio?… De ahora en adelante, pensemos en lo que queremos lograr. Cuando caminemos hacia la pelota pensemos hacia donde queremos golpearla, visualicemos el tiro. Seamos específicos. Sepamos hacia donde irá la pelota, dónde deseamos que finalice. Enfocándonos específicamente en donde queremos que vaya la pelota, las probabilidades son que la pelota vaya hacia allá.

Los pensamientos son muy poderosos. Cuando controlamos los pensamientos que entran en nuestra mente, controlamos nuestras acciones. Como la mayoría de la gente, tenemos pensamientos negativos que fueron plantados en el pasado. Podemos aprender a erradicar esos pensamientos y reemplazarlos por otros más productivos, estando siempre más pendientes de nuestros pensamientos y de las cosas que hablamos con nosotros mismos.

Uno no conservaría un registro de sus defectos o un video de sus peores tiros. Entonces, ¿por qué conservar los recuerdos de malos golpes jugándose una y otra vez en nuestra mente? Aprendiendo a relajarnos y dejando escapar esos pensamientos limitados y enfocándonos en los buenos tiros que hemos hecho en el pasado, podremos jugar en función de nuestro potencial, no de nuestros errores.

Todos estos recuerdos y emociones están en nuestra mente, y ellos pueden ser accesados o usados para mejorar nuestro juego. Cuando nos aproximemos al tee de salida, pensemos en una de las veces que realizamos algún tiro que haya resultado magnífico. Permitamos que la memoria se convierta en una memoria positiva y vívida la próxima vez que vayamos a ejecutar un tiro.

Las posibilidades que la pelota vaya al lugar deseado cuando jugamos recordando aquel buen golpe en la mente, son mucho mayores que cuando volvemos a jugar mentalmente nuestro peor golpe.

Cuando estemos jugando bien, démonos una charla positiva que nos suba el ánimo y nos mantenga jugando nuestro mejor golf.

Si hacemos un tiro malo, dejemos la autocrítica y enfoquémonos en el próximo tiro. Reforcemos las cosas que estamos haciendo bien haciéndolas una y otra vez en nuestra mente.

Eliminemos los pensamientos negativos y las imágenes negativas también, enfoquémonos en lo que hayamos hecho bien en el pasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s