A VECES SOMOS NUESTRO PEOR ENEMIGO…

enemigo

Aprendamos a aceptar nuestros errores y no nos convirtamos en nuestro enemigo oculto… Prevengamos que un juego sencillo y divertido como es el golf, se convierta, sin que lo entendamos, en una empresa difícil y frustrante.

Toda actividad humana va acompañada de la inevitable participación del pensamiento. Llega a la conciencia para dar forma y color a las vivencias., posee carga emocional porque en su elaboración intervienen experiencias que han sido vividas en forma más o menos consciente. Algunos son desechados y otros retenidos para ser usados en la interpretación de lo que está pasando.

En los deportes y en especial el golf, los pensamientos bien o mal disponen de acuerdo a las circunstancias en que aparecen.

Muchos jugadores se desempeñan en una vuelta de golf según los resultados obtenidos en los primeros hoyos. Cuando comienzan bien permanecen relajados y seguros. Por el contrario, si lo hacen mal, les cuesta revertir la situación, por la desconcentración que provocan los malos pensamientos. Si no se arregla de inmediato, aparece la inseguridad, siempre difícil de corregir, y ante la impotencia por encontrar la solución, se puede cometer la grave equivocación de modificar el swing.

El error trae aparejada una cascada de pensamientos para interpretar lo sucedido. Es un verdadero estado de emergencia que afecta a todo el cuerpo. Causa confusión mental y endurecimiento muscular, que en los mejores casos, dura unos pocos minutos y luego se controla, razonando y comprendiendo que es algo sin importancia. Al reiniciar el juego si no se acude a una buena rutina de pre golpe, que permita concentrarse y relajarse, se corre el riesgo de perpetuar la situación con otro tiro malogrado.

Desde siempre sabemos que el error es una condición humana. Como consecuencia todo lo que hagamos está sometido al mismo principio  Se lo debe aceptar como parte del juego y no darle importancia. Otra cosa es cuando se repite y está indicando que algo anda mal.

Nadie está a salvo de estas desagradables sorpresas, que aparecen en el momento menos pensado. Aceptarlos permitirá retomar rápidamente el ritmo y la concentración necesarios.

Fortaleciendo la confianza mediante el entrenamiento se controla este desajuste mental. Cuando se esté convencido que su aparición tiene la misma importancia que cualquier error de la vida cotidiana, dejará de molestar y lo olvidaremos enseguida. ¿Quién recuerda las veces que se ha equivocado al marcar un número telefónico? Teniendo esto en claro, estaremos preparados para transformar una situación de alarma, en un hecho circunstancial y sin importancia. Algo así no necesita comprensión ni explicación. Se lo olvida y nada más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s