EL SECRETO ESTÁ EN EL ABDUCTOR…

abductor

Si como muchos, jugamos golf pero no entrenamos físicamente, seguramente habremos ignorado los músculos abductores de la cadera… Si es así, podríamos estar cometiendo un gran error. Diversos artículos dan cuenta de la importancia de esta parte de nuestro cuerpo en la práctica del golf…

Identificar y fortalecer los músculos específicos que utilizamos en la práctica del golf no sólo mejora el rendimiento, sino que se adelanta a posibles lesiones. La fuerza y la flexibilidad de los hombros y el torso son importantes en el golf, pero estos estudios identificaron un par específico de músculos, los abductores de la cadera, que se acoplan al mover las piernas separadas, como claves en la potencia del swing.

Efectivamente, inmediatamente antes del impacto, el peso de nuestro cuerpo se centra en las caderas. En este punto del swing el equilibrio y la estabilidad del tronco es proporcionada por las caderas, por lo que aquellos jugadores con caderas débiles están predispuestos a cometer errores de swing que dificultan su juego y hacerlos propensos a las lesiones con el tiempo.

¿Cómo fortalecemos los abductores?…

Si no tenemos un plan específico de ejercicios, podemos hacerlo en nuestra propia casa, con un simple ejercicio de abducción de cadera, recostándonos de lado…

Este ejercicio se realiza de la siguiente forma…

  • Acostémonos en una posición de decúbito lateral izquierda
  • Asegurémonos de que las caderas queden alineadas, con la cadera derecha directamente encima de la cadera izquierda y de que nuestro cuerpo está en una línea recta
  • Coloquemos la mano de arriba en el suelo delante de nosotros para fijar nuestra posición y no inclinarnos hacia adelante
  • Levantemos la pierna superior y mantengámosla arriba por 2 segundos, para luego volver lentamente a la posición inicial
  • Durante todo el ejercicio, tratemos que nuestro talón y los dedos del pie estén alineados

Hagamos 5 repeticiones y luego variemos, llevando la rodilla superior hacia nuestro pecho (5 repeticiones), así como doblando la rodilla a 90 grados y haciendo ráfagas de arriba hacia abajo (5 repeticiones también).

Una vez terminada la serie, recostémonos sobre el otro lado de nuestro cuerpo y repitamos el ejercicio.

Si con el tiempo este entrenamiento se nos llega a hacer muy fácil, agreguemos peso en el tobillo de la pierna que sube.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s