CALCULANDO LA VELOCIDAD DEL PUTTER…

velocidad putter

Esta es una de las dudas más clásicas que nos planteamos y plantearemos cuando estamos por jugar en el green… Más allá de la rapidez con que rodará nuestra pelota cuando queramos ser precisos sobre la prolija superficie de un green, deberemos considerar otras cuántas cosas adicionales en forma más consciente…

Comencemos por identificar una primera cuestión… Ese cálculo, que parecía simple, surge de una fórmula compleja que contendrá alguna aritmética elemental, pero también se verá directamente modificado por valores lógicos y parámetros muy subjetivos,… imposibles de medir.

Algunas de las tantas variables que entran en juego para nuestro cálculo son…

  • La velocidad nominal que tiene el green
  • El largo del pasto
  • La dureza de la superficie
  • La humedad de la superficie
  • La inclinación del terreno
  • El viento, el sol, la temperatura, y la eventual lluvia
  • Nuestro propio equipo (pelotas, putter, etc.)
  • Nuestras sensaciones y percepciones
  • Nuestro estado mental y físico

La velocidad nominal…

En este punto tendremos alguna aproximación bastante confiable, dependiendo de la calidad y nivel profesional de la cancha donde juguemos, para poder conocer anticipadamente el índice de Stimpmeter que ese día tienen los greens. Este índice, internacionalmente conocido, surge de la medición de cuántas pulgadas rodará una pelota de golf estándar, cuando la misma sea liberada desde una regla-guía inclinada, que es sostenida manualmente por un especialista… A esa tablilla se la conoce con el nombre de Stimpmeter.

Las recomendaciones de la USGA para estas mediciones de velocidad son…

  • En greens lentos: 4,5 pulgadas… O sea que la pelota debería rodar esa distancia cuando se libere del Stimpmeter
  • En greens medios: 6,5 pulgadas
  • En greens rápidos: 8,5 pulgadas

En torneos como el US Open, sin embargo, se recomiendan otras velocidades… Para un green lento, 6,5 pulgadas, para uno medio, 8,5 y para uno rápido, 10,5 pulgadas.

Ahora bien, si vamos a una cancha y llegamos a acceder ó conocer este valor de velocidad de greens, sólo sabremos una cosa… Que una cifra de 8,5 ó más, hará que nuestra pelota corra mucho, como si estuviese encima de un vidrio…

El largo del pasto…

Muy relacionado con el punto anterior, encontraremos distintos largos y tipos de pasto, con distintas orientaciones de corte y con otras características que no podremos administrar…

 

Naturalmente un pasto alto hará que nuestra pelota se deslice en forma lenta, si además, éste está con arena o agua, la pelota se frenará mucho más de lo acostumbrado. Todo esto hará que finalmente le demos más potencia a nuestro golpe de putt, para compensar y de alguna manera equilibrar todo aquello que frene en su recorrido.

 

Recordemos una regla simple… A mayor velocidad, el recorrido de la pelota será más recto y no será necesario exagerar tanto las caídas.

 

La dureza de la superficie…

 

Si pudiéramos estar descalzos sobre el green, inmediatamente advertiríamos la resistencia de la superficie que estamos pisando. Pero llevamos zapatos de golf, que encima de ser bastante rígidos, están separados del piso por los tapones, con lo cual, será más dificultoso aún sentir la sensación esponjosa del pasto que pisamos.

 

Independientemente de lo anterior, alguna señal nos dará el mensaje que tanto buscamos, como por ejemplo, nuestra observación del piso… Miremos detenidamente las marcas que dejan las pelotas al caer, los piques, las marcas de las pisadas de nuestros zapatos y de los que nos acompañan,… allí podremos darnos una idea bastante aproximada de cuán duro está el piso.

 

En general, sepamos que a mayor dureza de terreno, mayor será también la velocidad que tomará la pelota cuando ruede sobre el mismo.

 

La humedad de la superficie…

 

Dependiendo de la hora en que decidimos jugar, sin perjuicio de que llueva o no, tengamos presente que cuanto más temprano juguemos, más rocío ó humedad encontraremos sobre el green. Esta característica se agudizará en invierno, donde podremos encontrarnos con algo de escarcha ó nieve.

 

Entonces, aprovechemos todas las señales… Cuando uno comienza a jugar muy temprano, y además, tiene la suerte de no ser el primero que sale a la cancha, podrá ver que sobre el green quedaron las marcas de los recorridos de las pelotas de quienes nos precedieron.

 

Fijémonos detenidamente en ellas como para poder tomar más referencias de las caídas y del recorrido ideal que deberíamos darle a nuestra pelota.

 

Casi todas las canchas son metódicamente regadas por la mañana temprano, antes de comience el juego del día. Algunas, inclusive, por el excesivo calor del verano son nuevamente humedecidas cada dos ó tres horas, para lograr que la superficie reciba adecuadamente las pelotas y para evitar también que el sol no termine quemando ni deteriorando el suave pasto de los greens. Obviamente, toda esta humedad le pondrá frenos importantes al recorrido ideal de nuestra pelota.

 

La inclinación del terreno…

 

Son muy pocas las canchas de golf que poseen greens planos, sin ninguna caída. Casi todas las buenas superficies tienen una leve ó pronunciada inclinación hacia algún lado.

 

Existe una regla no escrita que dice que cuando uno observa una leve caída o tiene dudas sobre la misma, en general, la superficie se inclina naturalmente hacia alguna laguna, río ó descarga de agua.

 

Sea cual fuera nuestra situación, para la velocidad de nuestro putt tengamos presente que la misma se incrementará cuando apuntemos en favor de la caída, y aunque suene demasiado obvio, sepamos también que deberemos ser más firmes con el putter cuando estemos barranca arriba.

 

El consejo en estos casos es simple… Por un lado, además de observar nuestro recorrido desde atrás de la pelota, miremos con detenimiento la línea que une a la pelota con la bandera, desde cualquier costado. Así obtendremos otro dato adicional para incorporar a la fórmula que estamos tratando de resolver.

 

Por otro lado, si apuntamos hacia abajo, imaginémonos que la bandera está unos 30 o 40 centímetros antes de lo que realmente está. Si jugamos con pendiente hacia arriba, hagamos de cuenta que deberemos pasarnos del hoyo unos 20 a 25 centímetros.

 

El viento, el sol, la temperatura, la arena y la eventual lluvia…

 

Todos estos factores, juntos o por separado, son parámetros que deberemos considerar a la hora de nuestros cálculos…

 

Fijémonos detenidamente en la geografía que rodea al green… Si éste está en una plataforma sobre elevada y desprotegida, si hay árboles a su alrededor, o si se trata de una zona hundida y semi cubierta por vegetación que actúa como protección natural de los vientos.

 

El sol y la temperatura del momento que jugamos pueden llegar a secar las superficies.

No será lo mismo jugar el green del hoyo 1, que luego de tres horas jugar el del 16 o 18… No serán las mismas humedades de pasto, ni las velocidades que tomará la pelota, a pesar de ser la misma cancha y tratarse del mismo partido de golf.

 

Cuando vayamos a marcar y limpiar la pelota que quedó sobre el green fijémonos en algo que nos dirá mucho de la velocidad que necesitaremos darle para llegar al hoyo… Si la pelota quedó sucia de arena, ello nos indicará un camino más lento y recto, dado que el green pudo haber sido preparado con arena o que algún jugador anterior levantó demasiada arena desde un bunker. Aumentemos entonces la velocidad que teníamos pensada, a fin de corregir esas pequeñas variables.

 

Nuestro propio equipo…

 

Este quizás sea el ítem más importante. Nuestras propias herramientas… De nada vale hacer cálculos, estimaciones o pulir nuestra sensibilidad sobre el green, si es que no confiamos en nuestro putter. Tampoco valdrá la pena preocuparnos tanto, si no jugamos siempre con la misma marca y modelo de pelota.

 

Aunque suene obvio, no intentemos jugar si es que antes no probamos y nos familiarizamos con nuestro putter… Por más que sea nuevo, por más que sea el más costoso, preciso y tecnológico, si no lo conocemos bien, guardémoslo y juguemos con nuestro putter de siempre.

 

Si lo que queremos es un buen score, recurramos a nuestro viejo y bien conocido putter, ese que tantas alegrías y decepciones nos ha dado… No creamos que por comprar uno nuevo, resolveremos nuestros problemas sobre el green.

 

El tema de las pelotas se refiere a la calidad, dureza, confiabilidad, balance, etc. Aquí valen las mismas recomendaciones que con el putter, conozcamos bien la pelota con la que jugamos y tengámosle mucha confianza a la marca y modelo de pelota que normalmente utilizamos.

 

Nuestras sensaciones y percepciones…

 

Siempre tratemos de guiarnos por nuestras experiencias previas. El golf es, además de todo lo que es, un ejercicio de memoria. Recordemos, traigamos a la mente las sensaciones que tuvimos en ese u otro green, parecido, similar ó el mismo que fue jugado antes.

 

Todo jugador sabe hasta dónde puede exigirle a su putter, cómo alinearse, apuntar, corregir caídas que sólo él observa, darle en definitiva su propio toque y estilo… usar sus talentos.

 

Pongámonos en sintonía con el green; mirémoslo de todas partes, recordemos nuestros secretos, visualicemos el recorrido de la pelota hasta que caiga dentro del hoyo… Tengamos una rutina pre-golpe y no nos salgamos de ella. Ejecutemos cada acción preparatoria, movimiento y golpe final como si fueran una fotocopia del putt anterior. Si algo nos saca de ritmo o nos distrae, salgámonos del stance; demos unos pasos atrás y comencemos con toda nuestra rutina nuevamente.

 

Nuestro estado mental y físico…

 

Todos los que jugamos golf sabemos que no hay dos días iguales… Menos mal… El golf posee, más que cualquier otro deporte, un componente psicológico fundamental. Tan importante es, que será imposible concentrarnos y jugar bien, o hacer las cosas que pretendemos hacer, si nuestras neuronas no están alineadas en el mismo sentido del juego.

 

Existen varios ejercicios conocidos para lograr concentración, metodologías especialmente orientadas a focalizarnos en los aspectos físicos que gobiernan nuestras ejecuciones, pero para que funcionen bien habrá que practicarlas de la misma manera que uno lo hace con determinado palo de la bolsa.

 

El golf es, en definitiva, un permanente juego de equilibrios entre lo físico y lo psíquico, y nuestro mejor punto deportivo estará en la zona media.

 

Entonces, no pretendamos utilizar el golf como una terapia de descarga de nuestros problemas, eso no funcionará jamás. Lo que sí funciona y debe ser entendido como terapia exitosa, es el ejercicio mental de descargar cada preocupación en su correspondiente lugar; las cosas del trabajo en el trabajo, las de casa en casa y las del golf, en la cancha… No mezclemos los continentes ni los contenidos…

 

Para finalizar esta lista de componentes y variables que en definitiva conforman una ecuación para intentar, o por lo menos aproximarnos a administrar la potencia de nuestras confiables pelotas sobre el green; llegamos al último condimento de la receta…

 

Como cuando preparamos un plato de comida, esa pizca de sal o de pimienta que complementará la cocción, en y sobre el green nos hará falta también un pequeño toque de suerte.

 

Pero a la suerte hay que ayudarla… Hay que ayudarla con paciencia, con observación y concentración para esperar el turno preciso y mientras tanto poder analizar el comportamiento que tendrá la pelota de otro jugador en su recorrido hacia el hoyo.

 

En todos los órdenes de la vida, y del golf que no escapa a este axioma, siempre existirá una cuota de suerte… Lo que hay que tener claro es que esa cuota jamás superará en porcentual al resto de los componentes gobernables por nosotros mismos. Así que no aseguremos ni respaldemos todo sobre el factor suerte; a lo sumo démosle un humilde 10% o menos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s