NUESTRO SLICE DE CADA DÍA…

slice

A pesar de las clases que tomamos, de los consejos que nos dieron y de las pruebas personales que hicimos, los diestros guardamos celosamente esa maravillosa tendencia derechista, y los zurdos, también hacen el esfuerzo para evitar la tendencia siniestra.

En efecto, el slice nació con nuestro golf y no nos quiere dejar así nomás, tan fácilmente…

Si hacemos memoria de nuestra experiencia, veremos que sin darnos cuenta nos fuimos acostumbrando tanto a jugar con slice, que hasta llegamos a generar nuestro propio y creativo vicio, adoptando la fea costumbre de apuntar exageradamente a la izquierda del objetivo para que la pelota, curva mediante, termine en el fairway…

Lógicamente todas estas correcciones, además de las figuras aéreas que dibujamos con nuestro slice, hacen que perdamos mucha distancia… Además de no ser correctas desde el punto de vista técnico.

Finalmente, cansados de seguir cometiendo el mismo error,  tomamos la decisión de consultar un profesor, para que nos observe y nos diga cuál es el error que estamos cometiendo… Pero el error, esa única falla que creemos tener y que conspira contra nuestro swing, es mucho más de uno…

Entonces, ¿por dónde empezamos?…

Por el principio, por analizar lo básico, desde la misma empuñadura del palo. Es ahí donde probablemente encontraremos resultados exitosos y rápidos para corregir ese maldito slice.

Un buen profesor nos hará tomar un palo y adoptar nuestra postura de ejecución, y seguramente de inmediato irá sobre nuestras manos, indicándonos que cerremos más la mano que toma el palo, hasta que podamos ver el comienzo de los nudillos. Luego, nos hará aflojar esa misma mano con dos o tres flexiones de muñeca, para finalmente pedirnos que hagamos un swing solamente tomando el palo con una sola mano, sin abandonar el swing y sin dejar caer el palo en el tope del back swing…

Esto nos ayudará a acortar nuestro back swing, a subir más lentamente el palo y a volver desde adentro hacia afuera, girando más nuestra cintura.

Luego de practicar así, carentes de una extremidad, nos hará incorporar la otra mano sobre el grip, envolviendo más exageradamente el dedo gordo de la que toma el palo, como cubriéndolo con la palma de la mano nueva.

Este grip, nos hará rotar las muñecas un segundo después del impacto; produciéndose una rotación que facilitará de alguna forma el giro de nuestros hombros por debajo del mentón, aún alineado con la pelota.

Otra de las cosas que nos modificarán para eliminar el slice, será el stance… Deberemos pararnos con la pelota más al centro de nuestro stance, evitando exagerar la colocación de la misma hacia la punta de nuestro pie de lanzamiento.

También nos cambiarán el objetivo, es decir, que dejemos de apuntar a la izquierda del mismo… Eso nos obligará definitivamente a que nuestros pies adopten otra posición más separada, pero ambos sobre la línea del objetivo real.

Así, con algunos ajustes disminuiremos drásticamente nuestro slice…

La nueva forma de tomar el grip, hará que el vuelo de nuestra pelota sea recto, incluso con un imperceptible draw, y los cambios en nuestro stance nos harán apuntar efectivamente hacia nuestro objetivo, evitando así la dispersión que tantos golpes adicionales nos cuesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s