EL MANTENIMIENTO DE LAS VARAS…

varas

En relación con el tema de las varas, sugerimos formularnos la siguiente pregunta:… ¿cuándo deberíamos cambiar las varas de nuestros palos?

La teoría dice que las varas sólo tienen que sustituirse cuando estén dañadas, o bien cuando no se ajusten al swing del jugador… Efectivamente, cambiamos las varas si se han doblado, se han torcido, están oxidadas o picadas, y si tienen una fisura o se están deslaminando. También se reemplazan cuando los palos son de un jugador joven que está creciendo y al ganar estatura requiere una pulgada más, si nuestra fuerza y destreza van en progresión, y necesitamos jugar varas más rígidas, o menos duras, o incluso pasarlo del acero al grafito… Sin embargo, lo más lógico es que valga la pena cambiarlas cuando los fabricantes hayan sacado alguna novedad que mejore la performance de nuestros palos… Es más bien por este último motivo por el que los profesionales las suelen sustituir más veces que un amateur, pero tampoco tanto como uno pueda imaginar.

Dándoles un uso normal, y sin que se hayan producido daños, las varas de nuestros palos pueden durar para siempre. A largo plazo y por el uso no deberían verse afectadas las características de juego de unos palos de golf, en cuanto a la flexibilidad u otras propiedades de sus varas. Si no se astillan o hay indicios de perder sus láminas, las de grafito estarán bien todo el tiempo que tengamos aquellos palos. Y las de acero durarán tanto tiempo como las varillas no se retuerzan, ni se piquen u oxiden gravemente, ya que nunca se gastan.

El frio o el calor…

Muchos jugadores suelen llevar sus palos en el maletero del auto. En dicho ambiente se generan altas y bajas temperaturas, por lo que estos quedan fácilmente expuestos a un frío y/o un calor extremos. Semejantes temperaturas tampoco dañan las varas de grafito, pero el excesivo calor puede llegar a afectar al material que une la varilla con la cabeza del palo. Las varas están fijadas a las cabezas mediante un pegamento súper fuerte llamado epoxy. Si el calor del portaequipajes bulle día tras día a una temperatura de unos 90°, a la larga es posible que dicho adhesivo se deteriore, por lo que la cabeza podría llegar a salir volando por el efecto del swing… Aunque sea poco probable, lo mejor es sacar los palos de nuestro auto y guardarlos donde la temperatura no pueda subir tan alto.

Lo que quizás no consigamos tener claro es si nuestras varas son las más apropiadas para nuestro swing. Los síntomas de que no están adecuadamente ajustadas pueden incluir uno o varios aspectos. Por ejemplo, cuando al pegar a la pelota con el centro de la cara notamos que el golpe no es tan sólido como debería; o bien cuando la trayectoria de vuelo sea más baja o más alta de la que estamos acostumbrados con otros palos; o si tenemos la sensación de que son demasiado rígidas o blandas para nosotros en el impacto.

En cualquier caso, recordemos que hoy en día no es tan difícil, ni por tiempo ni por precio, cambiar las varas. Nos lo pueden hacer en menos de una semana, y para los hierros de acero podemos elegir entre la más económica, como puede ser una True Temper, hasta alguna de precio superior como una KBS o Nippon. Mientras que para los hierros de grafito tenemos desde el precio asequible de la Nova Tec, la más barata, hasta las más caras, las Fujikura E160. En cuanto a las maderas, reemplazar la vara de grafito de un driver tampoco es tan caro, siempre, evidentemente, en función de la calidad de los modelos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s