EL BOUNCE…

bounce

El principal uso del bounce del palo es en el golpe de bunker, pero no es el único… Por eso conocer y manejar este concepto es de suma utilidad para nuestro juego corto, así como para decidir qué wedges comprar.

Partamos definiendo el bounce… La palabra bounce significa literalmente bote o rebote. En golf, el bounce o ángulo de bounce, es el ángulo creado por la línea de la superficie (suelo) y la base de cualquier hierro. Para conseguir que los palos de golf tengan bounce, se sitúa más bajo el borde posterior de la base que el borde de la cara del palo.

Habitualmente, los palos con mayor ángulo de bounce son los wedges, en especial el sand wedge, específicamente diseñado para sacar la pelota de los bunkers. Como norma general, el ángulo de bounce de un sand wedge suele ser de entre 12 y 15 grados.

Pero, ¿para qué sirve el bounce?… El bounce evita que el palo se clave en el suelo, ya sea en la hierba o en la arena, y favorece que se deslice o que haga un pequeño rebote. Para visualizar un poco mejor por qué se produce este efecto, podemos pensar en un yate. La proa de los yates, especialmente los que están diseñados para alcanzar velocidades muy altas, tiene siempre un ángulo pronunciado en el mismo sentido que el bounce del palo de golf, para ayudarse a deslizar o rebotar sobre el agua en vez de hundirse en la misma.

Los hierros más cortos suelen tener un ángulo de bounce más pronunciado. Esto se debe a que cuanto más corto es el  palo, más vertical es el ángulo de ataque en el golpe y más tendencia tienen, como consecuencia, a clavarse. Un hierro 3, por ejemplo, suele tener 0 grados de bounce, puesto que, dada su longitud, el ángulo de ataque suele ser muy plano y no tiene tendencia a clavarse. Un hierro 4 suele tener 1 grado, un hierro 5 aproximadamente 3 grados y así, hasta el sand wedge.

Centrémonos en el bounce de los wedges y veamos en qué afecta al golpe y cómo elegir el wedge que tenga las características que necesitamos…

Como ya hemos comentado, el bounce evita que el palo se clave en el suelo y favorece que se deslice o rebote por encima del mismo, y resulta lógico pensar que cuanto más pronunciado sea el ángulo, más pronunciado será su efecto.

Si utilizamos un wedge con bounce alto desde un rough denso, nos va a ayudar a que la hierba densa no nos pare el palo, sino que deslice, salga y nos ayude a pegar a la pelota con más facilidad. Si por el contrario estamos en el fairway con hierba muy cortita o en condiciones de superficie dura, o ambas a la vez, podemos tener problemas, ya que al rebotar el palo y con un loft alto (un borde muy pronunciado), puede provocar que peguemos limpio a la pelota… El temido filazo con los wedges…

En el bunker es esencial tener un bounce medio/alto. Un error muy común es utilizar el wedge de 60 grados para el bunker, que tiene un bounce bajo y se clava en la arena, lo que dificulta muchísimo la tarea de sacar la pelota. Si nuestro sand wedge tiene el bounce normal, debería ser más que suficiente para ayudarnos a ejecutar el golpe con más facilidad, golpeando la arena debajo de la pelota con el borde posterior de la base, no con el borde de la cara del palo.

Dada explicación anterior, a la hora de elegir el bounce de los wedges que vamos a comprar, debemos tener en cuenta las siguientes variables…

  • Si jugamos en verano, la hierba suele estar más corta y el suelo más duro, por lo que no es muy recomendable que el bounce sea muy alto
  • Si el campo en el que jugamos tiene tendencia a encharcarse, o tiene zonas que suelan embarrarse con un el suelo húmedo y blando, pueden beneficiarnos los wedges con un bounce más alto para que no se claven tanto como uno más bajo
  • Si la arena de los bunkers es blanda, abundante y suelta, el bounce alto nos ayudará a deslizar mejor a través de ella y evitar enterrarnos. Por el contrario, si los bunkers tienen poca arena o ésta suele apelmazarse o presentar un aspecto duro, los wedges con un bounce bajo evitarán que el palo rebote y que le peguemos limpio a la pelota
  • En lo que respecta a nuestro swing, si habitualmente hacemos divots muy profundos, un wedge de bounce alto debe ser nuestra elección, pues nos ayudará a deslizar mejor y aprovechar mejor la inercia para transferirla al golpe. Si no haces divots y solemos barrer la pelota, un bounce alto puede darnos problemas; mientras que un bounce bajo nos facilitará el golpe y optimizará el rendimiento de nuestro swing
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s