LA FRUSTRACIÓN Y EL GOLF…

frustración

El golf es un deporte maravilloso… Nos enseña valores, como seguir las reglas, como luchar con uno mismo, a conocernos mejor, a superarnos golpe a golpe, a socializar, a compartir vivencias, a ser puntuales… Es un deporte donde jugando solo, o en compañía, podemos disfrutar de él… Pero todo el mundo que conozca este deporte sabe que muchas veces llega a frustrar como nada.

Pues esa frustración lo único que nos hace es anularnos, no nos deja pensar y no nos deja actuar…

Así, para muchos salir al campo de golf no es salir a disfrutar, es una lucha interna por ver quién podrá más, el perfeccionista que no aguantaba ni un solo error, o el niño que está en el campo para jugar y divertirse. En casi el 100% de los casos, gana siempre el perfeccionista.

Afortunadamente uno crece, estudia y se da cuenta de muchas cosas. Si somos de los que se enojan jugando al golf, la próxima vez que estemos en el tee del hoyo 1 pensemos:… estoy aquí porque quiero, porque me gusta, nadie me obliga y, además, hay muchísimos lugares donde podría estar mucho peor que aquí.

Hagámonos la siguiente pregunta cuando nos enfrentemos a un golpe y nos pongamos nerviosos… ¿Qué es lo peor que nos puede pasar en ese momento?… La respuesta es simple, fallar un golpe de golf… Pensémoslo bien, ¿vale la pena realmente enfurecernos por algo tan simple e irrelevante?… Para nada.

Para la inmensa mayoría este deporte es un hobby, y los hobbies los hacemos para disfrutar y para pasarlo bien, no para sufrir y pasarlo mal.

Ahora bien, ¿qué le pasa a nuestro cuerpo y a nuestro cerebro cuando nos enojamos?…

Los estados emocionales afectan el estado físico, y con ello el rendimiento. Afectan como pensamos, como vemos, nuestra capacidad para razonar, nuestra percepción de las cosas, nuestras habilidades motoras y otras muchas funciones importantes para nuestro juego. Cuando sentimos estrés nuestro cuerpo reacciona segregando una hormona llamada cortisol. Esta hormona es un asteroide y es llamada la hormona del estrés. El cortisol hace que nuestro cuerpo produzca energía para manejar el estrés. Si nuestros niveles de cortisol son elevados no accedemos a partes importantes de nuestro cerebro y esto afecta a nuestro humor, a como pensamos, y a como coordinamos, en resumen, nos hace jugar peor.

Está claro que el golf es un deporte exigente y no es nada fácil de dominar, pero ¿y lo bien que se siente uno cuando pega un golpe perfecto? ¿Cuando jugamos un hoyo perfecto? ¿Cuando jugamos una vuelta muy buena? Todo esto es lo que nos anima a volver al campo de golf la próxima vez, saber que está ahí y que lo tenemos que seguir buscando.

Todos los jugadores buenos de este deporte disfrutan jugando al golf. Como cualquier cosa en este vida, lo haremos mucho mejor cuanto más nos guste lo que hacemos, y cuanto mejor lo pasemos haciéndolo.

El golf es un deporte en el que necesitamos de alguien que nos guie para poder mejorar. Además, es un deporte en el que es importante ponernos metas realistas… No hay fórmulas mágicas, si queremos mejorar, tenemos que practicar más o mejor de lo que lo hacemos.

Asesorémonos bien por gente profesional y veremos los resultados a corto plazo, que perdurarán mucho más de lo que podamos pensar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s