GIRANDO LAS CADERAS…

giro caderas

Un giro de cadera muchas veces es pasado por alto como una parte importante de un swing de golf. Entender la causa y efecto y cómo se relaciona con nuestro swing puede ayudarnos a entrenar nuestro cuerpo para desarrollar más poder y precisión en el swing, además de permitirnos hacerlo más consistentemente.

En el siguiente ejercicio, empezaremos con los pies juntos, lo que nos ayudará a hacer un buen giro de hombros y cadera, y no a deslizar nuestras caderas hacia adelante o hacia atrás.

  • Comencemos con los pies juntos y extendamos un poco las manos hacia el frente para iniciar el swing
  • Movamos el palo hacia atrás, utilizando los hombros y caderas para rotar el palo hacia atrás
  • Tratemos de sentir como que estamos empujando nuestras manos hacia atrás usando las caderas y hombros al mismo tiempo y apuntemos la cabeza del palo hacia el objetivo
  • Detengámonos cuando el nivel del palo sea paralelo a nuestro objetivo. Esto nos asegurará que hemos articulado bien las muñecas para mover el palo en el plano o dirección correcta
  • Continuemos con el giro de hombros y cadera mientras extendemos y empujamos las manos hacia atrás, en posición opuesta a la línea de objetivo… Nuestros hombros van a continuar girando casi el doble que nuestro giro de cadera
  • Una vez que alcancemos la máxima extensión, debemos sentir un tirón en las caderas y hombros y nuestra espalda debe estar casi de frente al objetivo
  • Desde el tope del back swing demos un paso hacia nuestro objetivo con el pie frontal y permitamos que la cadera siga e impulse el swing hacia abajo
  • Debemos sentir como si estuviésemos enterrando el pie izquierdo antes de alcanzar la parte inferior de nuestro arco, generando velocidad en el impacto, dado que guiamos el giro de la cadera con el pie
  • Continuemos el down swing hasta el final, liberando la tensión de los hombros, caderas y luego del palo, hasta que nuestro peso esté sobre el pie del frente y nuestro pecho esté de frente al objetivo
  • Sostengamos el final, balanceando nuestro peso sobre el pie frontal y con las caderas viendo hacia el objetivo, para asegurarnos de haber hecho un swing balanceado

Intentemos el giro de cadera varias veces, hasta que sintamos que nuestros hombros y cadera funcionan de forma balanceada.

Una vez que nos sintamos cómodos con el ejercicio, asumamos nuestra postura normal de golf y practiquemos agregar el giro de caderas al hacer el swing.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s