LAS MANOS EN GOLF…

El buen golf comienza con un buen grip… Así lo creía Ben Hogan, para el que la clave para golpear de manera consistente se encuentra en la posibilidad de que las manos trabajen al unísono con el palo, dotando a esta parte del cuerpo de una importancia y prioridad que muchas veces, de forma desafortunada, pasamos por alto…

manos

La mano izquierda…

Ben Hogan siempre fue partidario de que sea la palma de la mano izquierda la que sujete el palo. En efecto, el palo debe acostarse sobre la mano izquierda, de tal manera que quede en diagonal desde la almohadilla de la base de la palma hacia la almohadilla de la base del índice

Esto le da al jugador la posibilidad de mantener un mejor control del palo que cuando se coloca sobre los dedos.

Ahora bien, para un correcto agarre, que nos permita mantener el control necesario, deben tenerse en cuenta diferentes puntos de presión en el grip. En la mano izquierda estos puntos de presión se encuentran en las siguientes zonas:

  • Parte superior: en los tres últimos dedos
  • Parte inferior: en la almohadilla de la palma de la mano (por debajo del pulgar)

Estos puntos de presión deben ayudarnos a que el palo no quede suelto durante el swing, consiguiendo un impacto sólido.

La mano derecha…

Al igual que la izquierda, la mano derecha debe tenerse muy en cuenta para un correcto grip. A pesar de que su función nunca será la de llevar la voz mandante, muy por el contrario, deberá simplemente colaborar pero sin tomar un papel predominante en el desarrollo del swing.

Con respecto a la posición del palo en la mano derecha, éste deberá colocarse sobre los dedos, más concretamente entre las articulaciones inferiores y la palma de la mano.

El papel de la mano derecha debe ser siempre secundario, aunque debemos estar siempre atentos a los efectos negativos que puede tener el exagerar la influencia de la palma izquierda. Este tipo de grip puede acentuar el slice, ya que somos incapaces de generar la velocidad necesaria en la cara del palo o de encuadrarlo correctamente en el momento del impacto.

No hay lugar a dudas, el secreto de un buen swing se encuentra en la posibilidad de que ambas manos desarrollen un trabajo conjunto y armonioso.

Asimismo, al dominar el grip, podemos transferir la energía necesaria a la cara del palo, con la potencia exigida. Para esto necesitamos un ritmo de swing enérgico y una gran flexibilidad, sobre todo en las muñecas y pulgares.

Esto es algo que se debe trabajar y practicar mucho para conseguir buenos resultados; una cara del palo ligeramente cerrada, combinada con un retardo exagerado y una acción de manos rápida pueden crear problemas en el impacto, sobre todo cuando jugamos con hierros largos.

Entonces, debemos considerar la posibilidad de realizar diferentes adaptaciones para conseguir un grip correcto para nuestro juego, evitando así caer en los errores habituales que nos hacen tender al hook o al slice.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s