FLUIR PARA UN MEJOR JUEGO…

fluir

En nosotros existe la energía del elemento agua, la que, como todas, influye en nuestro juego…

El agua está representado por las emociones, las relaciones con los otros jugadores, la fluidez de nuestro swing y la relación con el agua que encontramos en la cancha.

La emociones juegan un papel importante en nosotros ya que dependiendo de cómo las manejamos vamos a determinar el resultado de nuestro juego. Existen jugadores muy centrados emocionalmente, pero otros desbordan su emoción y no la saben contener o manejar y, por lo tanto, ellas toman el control sobre el jugador haciéndolo perder la concentración, el enfoque y la fluidez en el swing.

Tenemos que ser consientes de que las tanto las emociones positivas como negativas son parte de nosotros y que una de las formas más recomendables para no quedarnos enganchados a esa energía emocional por mucho tiempo entre tiro y tiro es aceptarla,… quererla, agradecerla y dejarla ser. Las emociones tienen una carga energética y magnética muy fuerte que altera el resultado de lo que queremos, Así, si realizamos un mal golpe y nos da rabia o frustración, aceptémoslo, perdonémonos y  dejemos ir esa emoción, para que no se traslade al próximo tiro o próximo hoyo.

Igual las emociones positivas, si hacemos un excelente tiro sentimos la alegría, lo celebramos y luego dejamos ir la sensación ya que muchas veces pasa que nos quedamos enganchados en ese estado eufórico y no nos damos cuenta que nos aleja de la concentración, enfoque o estado de presencia absoluta en el siguiente tiro.

El elemento del agua en nosotros es también como nos relacionamos con los demás jugadores,… qué tanto nos afecta la actitud, juego y energía de los demás en nosotros y en nuestro juego. Eso va a depender de qué cantidad de atención ponemos en los otros, en vez de en nosotros y nuestro juego. Es también tener la astucia de manejar la relación con los otros con respeto y gracia, de forma que podamos disfrutar más del juego.

¿Tenemos un swing fluido?… La fluidez del swing también tiene que ver con cómo se mueve el agua dentro de nosotros. La fluidez viene como resultado de un estado mental y emocional en calma y un cuerpo relajado.

Muchas veces vemos jugadores con posturas muy tensas que bloquean la fluidez del swing… Cuando nos paremos frente a la pelota, respiremos profundo, relajemos el cuello, la espalda y los brazos, hagamos unos pequeños movimientos con la cabeza del palo, para sentir su peso, y así notaremos si estamos relajados y listos para ejecutar un swing fluido.

Ahora bien, ¿cómo es nuestra relación con el agua dentro del campo?… Muchas canchas de golf tienen ríos, lagos, estanques, o hasta el mar dentro de sus diseños; añadiendo belleza al campo pero a la vez dificultad para el jugador. Muchas veces nos intimidamos cuando tenemos que cruzar el agua porque sabemos que no debemos caer allí, así que lo recomendable es, primero que ser conscientes de que esta allí, y luego saber qué palo y estrategia se necesita para evitar caer en el agua. Luego toda nuestra atención se tiene que enfocar en el destino último al que queremos que vaya la pelota… Si enfocamos toda nuestra atención en el verdadero target, el agua desaparecerá de la atención del momento. Luego cuando caminemos, disfrutemos de la belleza, fluidez y relajación que el agua nos ofrece.

No lo olvidemos,… para alcanzar nuestro máximo potencial como jugador deberemos aprender a reconocer y manejar la energía agua en nosotros y a nuestro alrededor. De esta forma podremos fluir en cada tiro y disfrutar más del juego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s