RUTINA EN GOLF…

rutina

A continuación, diferentes elementos que pueden componer un modelo “básico” de rutina. La idea es que sirvan como guías para que podamos desarrollar nuestro propio esquema, imprimiéndole nuestro estilo combinando los distintos elementos.

Muchas partes pueden variar, incluso el orden puede ser diferente según las necesidades y preferencias de cada uno. Por ejemplo, algunos jugadores más metódicos pueden favorecer una rutina más rígida, más lenta e intencionada y otros pueden optar por una más corta y con mayor ritmo. Lo importante es tener consistencia en cómo uno se prepara para la ejecución, que la rutina se sienta cómoda para uno y que alcance el objetivo de hacer que uno se sienta de manera óptima a la hora de ejecutar la acción, ni apurado, ni tenso, ni que se quede paralizado antes de actuar.

Rutina pre-golpe…

Preparación

  • Aproximarse a la posición de la pelota con actitud corporal relajada y segura
  • Respiración profunda o diafragmática para despejar la mente, cortar con lo que se venía pensando, empezar a focalizarse en el tiro y eliminar tensión muscular innecesaria. Dicha respiración se hace llevando el aire a la parte más baja de los pulmones de manera lenta y suave, no forzada
  • Con el putt la rutina también va a incluir el momento en que uno vuelve a colocar la pelota sobre el green, lo mismo si se está jugando con lie mejorado

Objetivo de esta etapa… Al acercarse a la posición de la pelota, cortar con la línea de pensamiento que se tenía y enfocarse cien por ciento en el tiro. Físicamente proyectar una imagen de confianza y serenidad.

Evaluación

  • Analizar el ambiente (evaluar posición de la pelota –si es golpe de salida evaluar dónde es conveniente colocar el tee–, el lie, el viento…). Por ejemplo, si es un tiro desde el tee: tomar en cuenta el lay out del hoyo, la dirección y velocidad del viento, distancia a la que se va a apuntar y desde dónde se quiere hacer el approach al green (en caso de que este fuera el segundo tiro). Si es un approach: ver el lie de la pelota, dónde es más conveniente que ésta caiga, la distancia al objetivo, la dirección y fuerza del viento (si entra en juego), estimar cuán lejos la pelota volará y rodará dadas las condiciones. Si es un putt: evaluar la caída, la firmeza del green, la distancia al hoyo y otros factores relevantes (como la humedad, el corte del green, el tipo de césped, incluso a veces el viento)
  • Evaluar cómo se siente uno, si está especialmente nervioso o tenso, si está demasiado relajado o desconcentrado. Detectar incluso si alguna molestia física dificultaría el golpe que sería preferible hacer

Objetivos de esta etapa… Evaluar la situación a conciencia para estar convencido sobre cómo proceder al momento de decidir. Notar si uno está preparado adecuadamente para el golpe.

Decisiones/planificación

  • Elegir el palo, la dirección y el tipo de tiro. Esta es una transición natural desde la etapa de evaluación. Obviamente, ya en el green uno no escoge el palo pero sí la línea que se va a buscar. Por otro lado, el palo seleccionado va a depender del tipo de tiro que se decida hacer. El factor crucial acá es la elección del palo, un golfista no va a ejecutar el golpe tranquilo y confiado si tiene dudas sobre esto. Para tener confianza también es importante plantear un objetivo realista. Si uno pretende hacer un golpe que nunca le sale, está claro que la confianza va a ser baja; quizás decida probarlo igual para ver si empieza a tener mayor seguridad con el tiro pero debería aceptar que la probabilidad es baja así no se frustra si no sale
  • Pararse atrás de la pelota y elegir un blanco. Incluso se debe elegir el lugar más específico posible. Tomar como referencia algún elemento (un árbol, un cartel, una antena) que esté detrás del objetivo para que sirva como guía
  • Comprometerse con el tipo de tiro que se quiere hacer. Una vez tomada la decisión no es bueno empezar a cambiar de opinión. Es importante confiar en la evaluación y la elección realizada. Casi todo el mundo coincide en que el primer instinto termina siendo la mejor opción. Eliminando la indecisión puede uno focalizarse en hacer un buen swing
  • Respiración profunda para asegurarse que esta decisión no haya hecho que la ansiedad aumente
  • Visualizar el tiro. Formar una imagen mental clara de lo que se va a hacer. Siempre tener en cuenta que aunque se use el término “visualizar” en realidad se busca incluir todos los sentidos (sobre todo la sensación de movimiento corporal) al crear en la mente la experiencia del tiro que se desea hacer. Algunas personas prefieren también visualizar algún golpe similar que han realizado con éxito anteriormente, esto les agrega una dosis de confianza
  • Pensar siempre en el tiro que se quiere lograr y no darle vueltas mentalmente a los peligros que éste presenta. Focalizarse únicamente en el objetivo. Es muy útil hablarse positivamente, para esto se pueden tener frases preparadas previamente

Objetivos de esta etapa… Tomar una decisión y comprometerse con el tiro que se va a hacer (ya no es “que se quiere hacer”, ahora es “que se va a hacer”), después de esta etapa no quedan dudas sobre el golpe que se logrará. Aumentar la confianza en el tiro para que salga perfecto. Si aparecen dudas (por ejemplo, ante un viento cambiante) o alguna distracción es preferible empezar todo de nuevo a no tener el corazón puesto en ese golpe.

Ajustes

  • Swings de práctica. Puede ser uno o más, lo importante es que se despierte la confianza y la “sensación” apropiada para el golpe. Sirve también para calentar y activar adecuadamente el cuerpo
  • Address y alineación del cuerpo y el palo con el objetivo
  • Sirve para chequear la tensión física y aflojarse, también para tomar el ritmo del swing
  • Regular la activación y la tensión corporal empleando la respiración y posiblemente “aflojando” un poco los músculos. A algunos jugadores les sirve apretar el grip con mayor tensión de la necesaria y luego aflojar
  • En esta etapa vale una nota de precaución, aunque se aconseja tomarse el tiempo necesario aquí es donde los jugadores más tienden a quedarse paralizados sobre la pelota o empiezan a realizar una cantidad de swings de práctica o de waggles que, lejos de despertar la sensación deseada, empiezan a generar dudas y confusión. Recordar que con estos gestos se busca despertar la sensación apropiada pero que un exceso de tiempo o repeticiones puede ser perjudicial

Objetivos de esta etapa… Lograr que el cuerpo y el swing que se va a hacer se sientan bien. Asegurarse que la tensión muscular (especialmente en lugares claves como el grip, los brazos, los hombros, el tronco, las piernas) sea la apropiada. Sentir el ritmo o el tempo del golpe y alcanzar la sensación de estar preparado. Esto se suele reflejar en los ojos, cuando se ve que el jugador está listo se dice que tiene “la mirada”, esa expresión que transmite convicción y determinación.

Ejecución

  • Mirar el objetivo. Algunos gustan rechequear más de una vez, mirando alternativamente al objetivo y a la pelota, se sugiere no hacer esto excesivamente (sobre todo en el green) pues tiende a hacer que aumenten las dudas
  • Frase gatillo. Usar una frase cortita que sirva de “gatillo” para la acción. Tener cuidado de llenarse de indicaciones técnicas. Dependiendo de la etapa de aprendizaje algunos pueden preferir aquí algún recordatorio técnico pero es mejor apuntarle a alguna frase relacionada con la sensación y el tempo del swing
  • Acción. Acá es fundamental “reaccionar” al objetivo, ya dejar atrás tanta cuestión técnica o analítica y simplemente dejar que el golpe fluya. Renunciar al control consciente y dejar que el cuerpo simplemente haga lo que ha practicado. Focalizar en el objetivo y no en lo que el cuerpo está haciendo (por ejemplo, la mecánica del movimiento)

Objetivos de esta etapa… Todos los pasos anteriores fueron para llegar a esta etapa con el nivel óptimo de confianza, concentración y tensión corporal. En este momento uno ya está libre para simplemente hacer el tiro que desea.

Consideraciones adicionales

  • Seguramente parecen muchos pasos, pero con la rutina uno aumenta las chances de tener buenos tiros
  • Por otro lado, muchos jugadores seguramente ya hacen varios de estos pasos. La invitación, entonces, es a revisar lo que se está haciendo, ver si la rutina está cumpliendo con su propósito y armarla con mayor estructuración y consistencia
  • La idea es que este esquema de la rutina brinde estructura a la hora de hacer el golpe. No tiene que ser excesivamente rígida, se puede hacer más o menos rígida según cómo cada jugador se sienta cómodo, pero es importante tener en cuenta las diferentes etapas y el objetivo de cada una a la hora de armarla. Recordar que el objetivo es tener la sensación y convicción necesaria a la hora de hacer el golpe, no hacer una rutina perfecta. Si uno está particularmente inspirado un día y no necesita hacer todos los pasos tan metódicamente, perfecto. Pero es habitualmente la consistencia en la rutina lo que hace a los jugadores entrar en la zona. Por otro lado, cuando uno está en un mal día, es cuando más uno puede aferrarse a la estabilidad de la rutina para dar vuelta el resultado
  • Cada uno puede hacer sus variaciones individuales, lo importante es que se cumplan los objetivos de cada etapa y se llegue adecuadamente preparado a la ejecución
  • Como también queda claro, la intención es focalizarse en el proceso de la preparación del golpe para así no sentirse presionado por el resultado del tiro (que aumenta la ansiedad)
  • Cuando uno la está empezando a implementar, paradójicamente, es esperable que pensar en los diferentes pasos distraiga un poco ya que tenemos que concentrarnos en ella y hacerla a consciencia. Esto es hasta que se automatiza y se vuelva algo natural. Al igual que cuando uno hace un cambio o ajuste técnico, quizás se dé un paso para atrás por un tiempo pero es para finalmente dar dos pasos para adelante (por ello es importante tener un poco de paciencia). Por esto, conviene agregar las etapas de manera gradual, no cambiar repentinamente lo que se viene haciendo ya que se apunta a que la rutina se sienta natural (al principio puede que no se “sienta” bien, pero con práctica uno se empieza a sentir más cómodo con el cambio)
  • A la larga debería ser automática. Por eso es importante empezar a agregar los elementos de a poco, partiendo con lo que uno está haciendo actualmente y empezando a tomar decisiones conscientes sobre cómo quiere que su rutina sea y también practicarla hasta que se vuelva automática. En este sentido es parecido a cuando se hace un ajuste en el swing, al principio se siente raro, incómodo, eventualmente se va grabando en el cuerpo y se incorpora naturalmente como la respuesta predominante. Por otro lado, tampoco hay que hacer los pasos sólo por cumplirlos mecánicamente, cada etapa tiene un objetivo que se espera lograr
  • No quedarse un tiempo excesivo en cada etapa (esto obviamente depende de las preferencias individuales pero no es bueno estancarse en algún paso). Sobre todo en la etapa de Ajuste que es la que más invita a hacer una excesiva cantidad de swings de prácticas o a “congelarse” sobre la pelota ahogado en un mar de dudas. Conviene en ese caso salir completamente y volver a empezar la evaluación para poder comprometerse nuevamente con el tiro
  • Cuando uno está ansioso es particularmente importante realizar la rutina al ritmo habitual o incluso un poco más lento ya que la ansiedad tiende a llevarnos a hacer las cosas de manera más apresurada
  • Finalmente, recordemos que el objetivo de la rutina es sentirse de tal forma de poder ejecutar el tiro con libertad, decisión, convicción y confianza en su habilidad
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s