SIEMPRE LOS MISMOS ERRORES…

Todos los cometemos, errores mentales tontos que nos llevan a problemas más grandes y scores abultados. A continuación, trataremos de dar algunos consejos para evitarlos…

GOLF TIPS

Nadie absolutamente nadie se salva de los errores ni el jugador de fin de semana, ni el campeón del club o los jugadores del Tour. Todos cometemos errores estúpidos mientras jugamos golf, los deslices técnicos no tienen nada que ver con la técnica o con la experiencia… Son pequeños lapsos que nos enfurecen o frustran y que convierten buenas vueltas en pesadillas.

Golpeando desde problemas hacia problemas más grandes…

Jugar desde el rough profundo o desde los árboles es una parte del juego, y no menos común es la forma descerebrada en que en ocasiones hacemos esto.

Consideremos este escenario: Un jugador golpea su tiro de salida dentro de los árboles, encontrándose en una prudente posición para un tiro de recuperación. El problema está en que difícilmente estará en un buen estado mental debido al mal drive o a la posibilidad de perder un golpe. De igual manera, corre hacia la pelota, agarra un palo y juega sin pensar… Resultado, va desde un problema a uno mayor, quizás se pasa del fairway o no llega a él.

Las claves para jugar un buen tiro de recuperación son…

  • La selección cuidadosa del palo a utilizar
  • Un plan preciso de acción
  • El auto control de las emociones

El loft es el factor fundamental en la selección del palo. Mucho puede estrellar la pelota contra las ramas que cuelgan en los árboles alrededor; muy poco puede resultar en una pelota rastrera que es atrapada por el rough. Usemos tanto ángulo en el palo como la situación lo permita, ya que los palos con mayor ángulo son más fáciles de pegar y controlar.

Cuán rápido sea nuestro swing también es importante para una recuperación exitosa. Tratemos de imaginar el tiro completo antes de golpearlo, enfocándonos en el primer rebote y cualquier característica del suelo, así como la inclinación o la dureza,… eso puede afectar cuán lejos rodará la pelota. Dejemos espacio para el error, tanto por defecto como por exceso.

La dirección es el componente final. Cuando decidimos donde apuntar, seleccionamos un área que nos ayuda a jugar mejor el siguiente golpe, pero por sobretodo, debemos elegir un objetivo realista.

No devolverse por el palo apropiado…

Muchas veces nos paramos sobre la pelota sabiendo que tenemos el palo equivocado… Pero no nos devolvemos a la bolsa y hacemos el cambio.

Algunos compensan mejor que otros; buenos jugadores pueden tener más habilidades para usar los diferentes palos. Pero la mayoría de nosotros nos metemos en más problemas tratando de modificar nuestro tiro sabiendo que el palo no es el correcto. Nunca es una buena idea, no importa lo creativos que pensemos que somos.

Un mejor plan es comenzar a pensar en la selección del palo cuando nos dirigimos hacia la pelota. Consideremos el lie de la pelota, la distancia al objetivo, los cambios de elevación y cualquier obstáculo que deba ser superado. También las condiciones climáticas como la dirección del viento. Usemos cualquier conocimiento que tengamos, como el que el green es muy firme o cuánto juegan los bunkers que tenemos enfrente.

Dejándose un tiro imposible…

El golf es primordialmente un juego de posición… La clave es dejarse una posición ideal para el próximo tiro…

Siempre estemos conscientes de la distancia al hoyo y a cualquier obstáculo que queramos evitar. Pensemos un golpe adelante, tratando de ponernos en una posición cómoda para el golpe que viene. Saquemos cuentas:… si tenemos 250 yardas al green después del drive, juguemos un golpe de 150 yardas y luego un wedge completo al green, desde 100 yardas. En los tiros en los cuales tratamos de salir de situaciones incómodas, dejémonos siempre tiros completos aunque podamos avanzar mucho más la pelota.

El último pensamiento antes de hacer un swing es algo negativo…

“Sabía, sabía que iba a hacer eso”,… es una frase típica en todos los campos de golf. Los aficionados son rápidos en admitir que sabían mientras estaban parados sobre la pelota que iban a hacer un error en particular… No es que sean profetas, más bien son pensadores negativos. Y el peor momento para tener un pensamiento negativo es el instante antes de hacer swing.

Cuando los pensamientos negativos aparecen en nuestra mente, demos un paso atrás y hagamos la rutina de preparación nuevamente. Romper la cadena de pensamientos negativos trayendo a la memoria buenos golpes en situaciones similares, funciona. Suavizar el tempo/ritmo es un buen pensamiento también, ya que los pensamientos negativos nos generan tensión.

Si nada más que pensamientos positivos llenan nuestra mente, no quedará espacio para la negatividad.

Golpeamos de Inmediato…

Cuando sabíamos que algo estaba mal antes de pegar, pero de todos modos jugamos, nos llenamos de recriminaciones… Como vimos antes, en vez de retirarnos y comenzar todo de nuevo, tratamos de pelear contra esto.

Esto no es la misma cosa que tener un pensamiento negativo… El culpable aquí es algo físico. Quizás una bocina que suena justamente antes de nuestro swing, o la cara de nuestro palo agarra un poco de césped mientras vamos en el back swing. O algo acerca de la posición de la pelota, la posición nuestra al enfrentar la pelota… Una vez la concentración está rota, el éxito se convierte en una cuestión de suerte, no de habilidad.

Cuando uno se siente inseguro acerca de un golpe, debe tratar de identificar exactamente que se siente extraño. Parémonos detrás de la pelota y empecemos de nuevo la rutina, poniendo especial atención a la parte del problema que anteriormente identificamos. Hagamos algunos chequeos simples, como la presión del grip, la alineación, la postura, a medida que volvamos a colocarnos en frente de la pelota. No tratemos de superar el problema compensando, como el abrir la cara del palo si sentimos que apuntamos muy a la izquierda, o modificando nuestro swing tratando de usar el palo como un volante para dirigir la pelota hacia el objetivo.

Para prevenir golpear la pelota antes que estemos listos, tengamos fe en nuestra rutina previa. Concentrémonos en hacer en lo que normalmente hacemos.

Finalizamos nuestros putts de forma descuidada…

¿De dónde viene este descuido? Mayormente de rabia y frustración. Todos sabemos que podemos convertir putts de virtualmente cualquier distancia, por lo cual el fallar también es una posibilidad. Pero cuando esto ocurre, vamos impetuosamente al próximo putt y fallamos. O tratamos de finalizar el hoyo mientras evitamos molestar la línea de un compañero,… desde estas posiciones fallamos en cuadrar nuestro cuerpo al hoyo, intentando una línea hacia el hoyo casi imposible.

Cuando tratemos de finalizar un putt de esos que parecen simples, empleemos algunas simples tácticas… Mantengamos siempre la vista en el putt de aproximación, para ver cuando rápido rueda y cuánto cae la pelota al llegar al hoyo. Esta información será muy útil en nuestro próximo intento. Creemos una rutina para los putts cortos.

Finalmente, cuando estemos en la línea de alguien, marquemos la pelota y tomemos un respiro. La preparación precipitada y con falta de atención son la principal causa de los putts fallados.

Utilicemos cuidadosamente el tee de salida…

El área de tee es una tierra fértil para errores estúpidos… Algunos errores clásicos: alinearnos con los marcadores del tee de salida sin ver hacia donde están apuntando; jugar desde un punto que no está nivelado; no colocarnos en el área del tee que beneficia la forma natural en que le pegamos a la pelota…

No confiemos en la alineación de los marcadores, usémoslos como una guía, pero alineémonos de acuerdo a nuestro objetivo. Tengamos en mente también, que muchas veces se diseñan los tees de salida para apuntar fuera de la línea deseada y agregarle más dificultad al hoyo.

Asimismo, démonos tanto espacio como nos sea posible. Si jugamos con fade, coloquemos la pelota en el lado derecho del tee,… así podemos pegar comenzando por la izquierda, permitiéndonos quedar en el fairway tras el vuelo de la pelota de izquierda a derecha.

Finalmente, el suelo para colocar el tee puede estar desnivelado… Localicemos un punto nivelado mientras nos acercamos hacia el tee; es difícil de hacerlo una vez que usted estamos parados sobre la pelota.

Corriendo mientras nos dan paso…

Para muchos de nosotros, la velocidad del grupo de adelante determina la velocidad de nuestro juego. En ocasiones nos dan paso y esos hoyos son los más difíciles para nosotros, queremos jugarlos rápido… y bien. Cuando esto ocurra juguemos el hoyo como cualquier otro, porque los golpes demás en este hoyo también se reflejarán en nuestro score.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s