JUGAR LA CANCHA DE MANERA DIFERENTE…

jugar diferente

Los golfistas que acostumbramos a jugar casi siempre en el mismo club tenemos la ventaja de conocer la manera óptima de jugar cada hoyo del recorrido. Bueno, eso en teoría, ya que al mismo tiempo estamos expuestos al riesgo de obcecarnos con una manera de jugar que no sea la más adecuada para nosotros y no ser capaces de sacar el máximo rendimiento cada vez que ponemos la bola en el tee… Esto se debe a que muchas veces pensamos que todo lo que rodea a nuestro golf no cambia con el tiempo y esto no es así.

Por ejemplo, los árboles crecen, o los cortan y se plantan otros nuevos. Otros se caen por las inclemencias del tiempo… Nuestro swing también evoluciona, para bien y para mal, a veces influenciado por cambios en nuestra condición física, que no es la misma año tras año. Los obstáculos varían de posición y tamaño, incluso los greens “se mueven”, ya que el corte de la hierba no siempre es exactamente igual y el terreno tiene sus movimientos, que son lentos pero que pueden llegar a ser muy importantes. Con el paso de los años, la distancia desde el final de un bunker hasta el principio de un green puede variar considerablemente. También la superficie de un green cambia, pudiendo ser sensiblemente mayor o menor.

Ante estos cambios, sobre todo cuando realmente son significativos, a veces toca cambiar de estrategia y buscar otra manera de atacar un hoyo… Tal vez haya algún tee en el que sea mejor dejar el driver con la funda puesta y pegar la madera 3 o incluso un hierro, puede que haya que pegar un palo más en el tiro a green si es un par 3…

El problema que tiene el jugador amateur es que nos cuesta mucho ver esto. La solución es preguntarle a algún profesional, para que nos pueda ayudar con sus consejos expertos.

Ahora bien, qué tal si jugamos nuestra cancha de siempre de otra manera… Todos los días salimos con nuestra bolsa repleta de palos, ¿qué tal si lo intentamos algún día con un solo palo?… ¿Cuál elegiríamos si nos enfrentásemos a un reto así?… Y si en lugar de uno, fueran dos, ¿cuáles serían los elegidos?

Puede parecer extraño y hasta tonto, pero es un método de entrenamiento que viene muy bien para tomar confianza, ritmo y perderle el miedo a ese palo que llevamos en la bolsa y que no acaba de ser de nuestro agrado.

Resulta fascinante plantearse un reto así… Imaginémonos cómo pegaríamos tal o cual golpe, de cuantos golpes haríamos los pares 4 y los pares 5, y cómo podríamos ejecutar esos golpes intermedios que requieren ritmo y destreza con este palo.

Enfrentarse al recorrido con un único palo es todo un reto y lo mejor de todo es que muchas veces no se termina haciendo tantos golpes como uno podría esperar a priori, salvo desastres en el green, donde la cosa se puede complicar si no se tiene una cierta mano… A todo esto, el uso de un hierro en el green para puttear, golpeando la pelota por la mitad y sin tocar la hierba es muy bueno también tener sensación…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s