CAMBIAR EL SWING…

Puede un jugador intentar cambiar su swing y terminar perdiendo su juego y jugando peor. ¿Cuándo cambiar y cuánto cambiar?… es la pregunta que muchos golfistas se hacen en algún momento de sus vidas…

swing

Existen dos tendencias marcadas con relación a qué tanto intentar cambiar la manera natural de jugar de una persona. Una que piensa que la forma de jugar nata es la mejor y no debe de ser modificada, y la otra mantiene que mejorando la técnica siempre se puede jugar mejor. Ahora bien, existen argumentos validos para ambas filosofías, por una parte está el caso de Nick Faldo, quien modificó y remodeló su swing por casi 3 años, para luego convertirse en el mejor jugador del mundo y ganar 6 Majors; pero por otra parte tenemos casos como el de Jim Furyk, quien siempre ha jugado con su swing natural y ha tenido éxito.

Existen dos etapas muy bien definidas en la trayectoria de un golfista: una etapa de formación, donde el jugador está aprendiendo y desarrollando su juego, y otra etapa ya consolidada donde el jugador ya ha condicionado su manera de jugar. Dado lo anterior, indudablemente, es mucho más fácil cambiar, modificar y mejorar en la etapa de formación.

La explicación a esto está dada porque los seres humanos no tenemos “genes de golf” o “genes de pianista”, no todos somos iguales en cuanto a nuestras destrezas, movilidad, coordinación, etc., Por eso definitivamente, cualquier habilidad, como lo es jugar golf, debe de ser desarrollada.

Así las cosas, el cambiar un swing de golf depende mucho del tiempo y dedicación que el jugador le ponga a producir el cambio. También, la personalidad del jugador, la cual incluye su persistencia y ganas de ser mejor, son determinantes en si podrá llevar a cabo con éxito el cambio. Y finalmente, es muy importante cuánto tiempo y cuántas repeticiones ha hecho el jugador con su manera de hacerlo actual, ya que indudablemente es mucho más fácil cambiarle el grip a un jugador que lleva un año jugando una vez a la semana, que a otro jugador que lleva 5 años jugando 3 veces por semana.

Es por esto que hacer grandes cambios en un jugador profesional implica ciertos riesgos, ya que el jugador, por ser profesional, implica que ya tiene cientos de miles de repeticiones condicionadas.

Hay muchas maneras de jugar este apasionante juego, pero si los niños en su etapa de formación logran afianzar la mejor técnica posible, estarán dándose la mejor chance de llegarle a su potencial como golfistas. Al final el golf es mucho más que un buen swing, pero el tener una técnica solida y fácil de repetir es indiscutiblemente un punto a favor que ayuda significativamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s