RUTINAS DE PRÁCTICA…

práctica

Principiantes…

Se recomienda practicar solo 2 o 3 palos en el driving range: hierros 6, 8 y Pitching Wedge. El objetivo de la práctica debe ser pegarle a la pelota, buscar una regularidad y formarse un swing confiable. Se debe dejar de lado los hierros largos por un rato, tirando 3/4 de balde con los 3 palos enumerados anteriormente, y después dejar el resto para practicar los tiros largos que se desee.

Hay que remarcar que uno se debe enfocar más en ser conciso con los palos cortos para aprender a mantener un golpe, y ser regular; esto permitirá salir a jugar a la cancha de golf.

Luego del driving range, hay que dedicar, como mínimo, 15 minutos al putter en el putting green.

Hándicap medio o bajo…

En este caso, los objetivos de ir al campo de práctica son otros y pueden ser muy variados también. Se puede usar el driving range para calentar antes de una vuelta, para practicar un palo que no se puede pegar en la cancha, para mejorar la sacada de palo, para mecanizar ciertos aspectos del swing, etc.

Más allá de lo anterior, es bueno encontrar una rutina para el driving range. No es bueno ir solo a tirar pelotas, aprovechemos el tiempo en practicar para mejorar…

Algunos jugadores pegan: drive, hierro 6, pitching; luego drive, madera 5, pitching;… así se simula una ronda de juego y se va practicando las sensaciones. Estas son buenas estrategias para soltarse, para practicar situaciones de juego, probar diferentes tiros que pueden necesitarse en la cancha, etc.

Al igual que en el caso de los principiantes, luego del driving range dediquémosle tiempo al putter.

Ahora bien, sea cual sea nuestro hándicap… ¡llevemos un plan al campo de práctica!…

Podemos practicar la puntería en el juego corto, tirando a una bandera de diferentes maneras y distancias, con un tiro más bajo, con otro más alto,… y así lograr pericia en el manejo de las manos y la distancia. Luego podemos practicar distancias, chequeando qué distancia estamos pegando con ciertos palos, y por ultimo practicar tiros largos y el driver…

Ahora bien, una vez que dominemos nuestro juego y confiemos en nuestro swing, tratemos que el 70% de la práctica sea juego corto. El juego corto es lo que hace la diferencia, así como el putter… Acostumbrémonos a practicar en el putting green, un aspecto que muchas veces dejamos de lado o sólo lo hacemos a modo de calentamiento antes de salir a jugar.

En síntesis, la próxima vez que vayamos al driving range concentrémonos más en analizar los vuelos de pelota, en el juego corto y en mantener un swing… Seguramente este tipo de práctica nos dará más y mejores resultados en la cancha de golf.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s