EL MANTENIMIENTO DEL PALO DE GOLF…

Agua y golf no siempre son una buena mezcla… Protejamos los palos frágiles, pues palos limpios implican un rendimiento óptimo…

 

palos de golf

El mantenimiento de los palos es un elemento esencial en el golf. Si no se cuidan, los palos pierden eficacia, pueden estropearse e incluso romperse. Para mejorar el rendimiento de los palos, sigamos estos consejos…

Jugar con lluvia es posible, las condiciones climáticas no son obstáculo cuando se vive la pasión por el golf… Pero recordemos que es importante, después de una partida con lluvia, secar bien el material para evitar que el agua deteriore los elementos de los palos (se puede oxidar la cabeza y la vara, impregnar de malos olores el grip,…).

Además, secar los palos y después guardarlos en un lugar húmedo, no sirve de nada. Es muy importante guardarlos en un lugar protegido de la humedad.

Si existen protectores de madera y protectores de putter es porque la cabeza de estos palos es muy sensible. Estas fundas protectoras evitan golpes y daños, para mantener la eficacia del material.

Para las varas de grafito, utilicemos una bolsa con compartimento integral; separación hasta el fondo de la bolsa. Al guardarlos y sacarlos de la bolsa, evitemos los golpes, que terminan por debilitar las varas.

Cuidado:… si utilizamos tubos para proteger los palos en la bola, comprobemos que sean tubos diseñados especialmente para varas de grafito (tubos con protecciones).

Los palos y pelotas que no están limpios pierden eficacia (control de distancia y toque). La recomendación es que los limpiemos siempre al finalizar una sesión de golf o durante la vuelta, por ejemplo… Comprobemos siempre que las estrías estén bien limpias. Antes de cada golpe, limpiémoslas con una toalla; es una garantía para jugar con el máximo control de la distancia y toque.

Con tiempo húmedo, sequemos la cara del putter…

  • Limpiemos la hierba o cualquier otro resto que pueda afectar al contacto entre el putter y la pelota
  • Evitemos la absorción de la humedad para conservar el material en condiciones óptimas

Respecto a los grips, frotémoslos con un cepillo pequeño (como un cepillo de dientes o para las uñas) y agua con jabón. El agarre será óptimo y recuperaremos las características iniciales del grip. Después de utilizarlos, sequemos los grips para conservarlos bien y evitar los malos olores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s