LOS ERRORES MÁS FRECUENTES EN GOLF…

Hay mucho tiempo “muerto” en el golf, lo cual permite a nuestra mente vagar… Algunos jugadores piensan en los hoyos que vendrán, mientras que otros están pensando en cosas ajenas al juego. Estas distracciones nos sacarán de nuestra concentración en el tiro que tenemos que jugar en el momento…

244

En lugar de pensar en esas contingencias, hagámonos preguntas para mantenernos enfocados. ¿Cómo puede afectar nuestro tiro el asiento de la pelota? ¿Desde qué ángulo queremos llegar al green teniendo en cuenta la posición de la bandera? ¿Cuál es nuestro objetivo intermedio en el chip que vamos a jugar?… Preguntas como estas nos mantendrán enfocados y concentrados en lo que pueda ser relevante para el tiro que debemos ejecutar…

Obsesionarnos con el score…

Sí, todos llevamos la puntuación y es un aspecto importante del juego, sin embargo, si nos enfocamos solamente en los resultados, daremos origen a una gran distracción. Pensando demasiado en el score generamos ansiedad y mayor tensión. En su lugar, concentrémonos en el proceso de cada tiro. Establezcamos una rutina mental y pensemos en el aquí y el ahora, en el tiro que viene… Analicemos el viento, cambios en la elevación del terreno, básicamente, hagamos todo lo posible para distraernos de nuestro score y concentrarnos más en el juego.

Recordemos que sólo podemos controlar el tiro actual, y pensando en lo que podría suceder a nuestro score nos quitaremos la posibilidad de hacer un swing relajado y con confianza.

Reaccionar emocionalmente a los tiros malos…

El golf puede ser frustrante, si lo permitimos… Si cada vez que nos encontramos con un mal tiro reaccionamos con ira y frustración, nos será muy difícil recuperarnos y estar listos para el siguiente golpe.

Cuando experimentamos frustración, afecta a nuestro nivel de tensión, a la toma de decisiones en la cancha y al disfrute del juego. Nadie pega buenos golpes todo el tiempo, pero la reacción a los tiros malos determinará nuestra actitud mental para el siguiente golpe. Los mejores jugadores usan una rutina posterior al tiro ejecutado para aprender de ese tiro en lugar de tener una crítica constante de su desempeño. Ser capaz de aprender del mal tiro y seguir adelante es un juego de habilidad mental que se debe desarrollar. Preguntémonos: “¿por qué esa pelota fue ahí? ¿Fue un error mental o un error físico?” Luego hagamos un swing de práctica y guardemos el palo, y pasemos al siguiente golpe, dejando el último tiro atrás.

Si podemos manejar las emociones, comenzaremos a recuperarnos más rápido y a disfrutar más del juego.

Falta de manejo de la cancha…

Es probable que no podamos jugar como un profesional, pero conocer nuestras fortalezas y limitaciones puede ayudarnos a conseguir scores más bajos… Hay muchos golfistas que juegan en base a su ego y no a la realidad. Esas malas decisiones conducen a concluir hoyos con abultados scores y mayor frustración.

Cuando jugamos con nuestras pautas normales, estamos más cómodos y relajados, lo que nos llevará a un mejor rendimiento. Juguemos de acuerdo a nuestros puntos fuertes… Conozcamos las distancias promedio que conseguimos con cada palo. Juguemos nuestro patrón normal de tiro, no luchemos contra él… Una buena regla general es que si podemos golpear un determinado tiro con una probabilidad de éxito del 70%, entonces juguemos ese tiro, no importa cuál sea el tipo de hoyo que estemos jugando. Cuando nos sintamos cómodos con nuestra toma de decisiones en el campo de golf, eso se traducirá en un swing relajado y con confianza. Tomemos las mejores decisiones sobre la base de nuestro juego y conseguiremos scores más bajos.

Perder la confianza…

Creer que se puede dar un golpe con éxito es crucial… Por desgracia, muchos juegan al golf con dudas y miedos. Hay muchos que eligen recordar tiros malos o pensar en los peores escenarios. Por el contrario, tenemos que seleccionar nuestros pensamientos para tener confianza recordando tiros pasados ​​que hemos jugado bien en situaciones similares, visualizando el tiro exactamente cómo deseamos lograrlo.

Revisemos nuestro diálogo interno para asegurarnos de que cambiamos de negativo a positivo, y mejoremos los hábitos de práctica para trabajar en los golpes que nos dan problemas… El uso de habilidades mentales del juego, como el manejo de la cancha, la concentración y el control emocional, es la manera de mejorar nuestra confianza realmente.

Todos los aspectos trabajan juntos para hacer o deshacer nuestro rendimiento en el campo de golf. Propongámonos evitar este tipo de errores mentales y a sacar conclusiones de nuestros scores más bajos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s